La agricultura en Portuguesa

¡Comparte!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

FRANCISCO FILARDO A.-

Portuguesa, estado de la Región Centro-Occidental del país, ubicado en la zona llamada “piedemonte” andino, tiene una localización de privilegio, prácticamente en el corazón de Venezuela. Cuenta con 15.200 kilómetros de superficie, de las cuales cerca de 10.000 kilómetros cuadrados, es decir un millón de hectáreas, son aptas para la agricultura vegetal y animal. El estado cuenta con dos zonas perfectamente diferenciadas: el piedemonte andino y los llanos alto y bajo. El piedemonte esté situado en la  parte norte y es paralelo a las estribaciones andinas, el llano alto tiene pendientes que decrecen hacia el sur y el llano bajo o zona plana queda al sur del estado y corresponde a una llanura aluvial donde se alternan bosques y sabanas. A los recursos inmensos de tierras, aptos para la agricultura se agregan recursos hídricos y de drenaje en abundancia. La precipitación media anual es de 1400 mm por centímetro cuadrado y por los ríos bajan de acuerdo a COPLANARH cerca de siete millones de metros cúbicos anuales. Los ríos principales son Tucupido, Guanare, Portuguesa, Morador, Guache, Acarigua, Sarare y Cojedes. Además el estado cuenta con ricos acuíferos en el subsuelo de fácil explotación. Desde el punto de vista demográfico la población del estado puede estimarse en 1.200.000 habitantes y un crecimiento anual de un poco más del 2%.

Portuguesa no solamente está situado en el corazón de Venezuela, sino que también se ha constituido en el corazón agrícola del país. La economía del estado gira fundamentalmente en el sector primario que es la agricultura, siendo este sector el responsable del crecimiento o decrecimiento de los otros sectores de la economía representados por la industria, el comercio, y los servicios. De acuerdo a FUDECO, el sector primario de nuestra economía, que en el caso de Portuguesa, no es la minería, sino la agricultura, genera empleo para cerca del 50% de la población económicamente activa y es responsable indirectamente de la generación de empleo en otros sectores de la economía.

Hay algo fundamental que debo resaltar y es el recurso humano. Portuguesa cuenta con los mejores hombres del quehacer agrícola de Venezuela procedentes de todas partes del país y de más allá de la frontera. Hay una nueva generación preparada, voluntariosa que sabe que con el trabajo se logra desarrollo, se logra riqueza, se logra mejor bienestar de la gente. La demostración de lo que aquí decimos puede medirse por la magnitud de producción de los principales rubros agrícolas que demanda y consume la población nacional como son maíz, arroz, sorgo, caña de azúcar, ajonjolí, soya, plátanos, café, y potencialidad para producir otros rubros como ganadería de leche y carne, porcinos, hortalizas, frutales, palma africana, granos etc. Todo lo anterior confiere al estado una significación estratégica como primer contribuyente en el abastecimiento de los productos agropecuarios requeridos en el país.

Justamente en Portuguesa se entrelazan los dos proyectos integrales de desarrollo agrícola del “piedemonte”: Guanare – Masparro y Turén – Majaguas.

Definitivamente dentro de un Plan Agrícola Nacional, en el corto plazo Portuguesa representa la posibilidad de lograr en breve tiempo mejorar la producción que nos permita ir abasteciendo en forma acelerada los faltantes de alimentos que deben producir para satisfacer parte de las necesidades de la gente. Hay la premura, existe el deseo de que nuestra agricultura no colapse. El Gobierno nacional tiene que garantizar el crédito oportuno, el pago de precios remunerativos de los rubros agrícolas al agricultor por parte de la Agroindustria y debe garantizar también los insumos con la semilla certificada, abonos, herbicidas, venenos, repuestos para maquinaria de labranza y transporte, cauchos, baterías etc. Seguro estoy que el agricultor portugueseño tiene capacidad para producir cuando se le motiva y se le atiende. Tenemos que procurar ir olvidando la agricultura de puerto y rubros como el trigo, el aceite y el azúcar no tienen por qué subsidiarse.

 


¡Comparte!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

También te podría interesar...