el miedo es libre, gratis y se reparte a domicilio

¡Comparte!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

AUBER INFANTE BUSTAMANTE/

En Guanare me encontré con mi amigo “Chuy” Vela, que en su vieja y ruidosa camionetica, cargaba algo que sobresalía por encima. Al preguntarle que si andaba vendiendo mangos, me dijo: no vendo mangos ni nada parecido. Reparto miedo, que es gratis y lo llevo a donde la gente del gobierno quiera. “Chuy” me dice, el miedo es libre, pero también es cierto que tiene raíces sociales y culturales. Me dijo, que  de acuerdo al lugar de nacimiento, las historias que hemos escuchado, del entorno en el que crecemos, a todos nos asustan unas cosas u otras. Me recordó que de niños tenemos miedo a las brujas, a los monstruos, a la oscuridad, mientras los adultos tememos al terrorismo, a las guerras, a la pobreza, a la vejez. ¿Sabéis a qué le tiene miedo el gobierno? Al revocatorio, cámara.

En la vía a Guanarito nos topamos con Yorman y  Valmore. A la fresca sombra de un mango, cual guionista de telenovela Yorman dice, imagínense esta escena. Una persona sentada en su silla reclinable,  de repente le aumenta la presión arterial, suben su nivel de glucosa en la sangre, la actividad cerebral y la coagulación sanguínea. Su sistema inmunológico se detiene y debilita, su corazón comienza a bombear sangre a gran velocidad para llevar adrenalina a las células y la sangre empieza a fluir a los músculos más grandes, especialmente a las extremidades inferiores dándole ganas de correr en cualquier dirección. Al mismo tiempo, nota cómo se le agrandan los ojos tratando de mejorar la visión periférica, su frente se contrae, sus pupilas se dilatan y sus labios se estiran en una mueca horizontal, mientras su boca se reseca. Cámara, a ese enchufado,  no le va a dar ningún ataque raro. Es, simple y llanamente, que tiene culillo. Sí, tiene miedo, uno de los sentimientos más primarios del ser humano, genera una respuesta de supervivencia, con miedo los instintos se agudizan y se prepara la respuesta: luchar o huir por la aplicación del revocatorio.

Pensé para mis adentros, que mientras ellos luchan para impedir el revocatorio, nosotros estamos acostumbrados al terror puro y duro a que nos someten. Sabemos cuánto miedo tienen porque hemos estudiado y evidenciado los métodos que usan para asustarnos.  Señores del gobierno, “esa cosa” a las que ustedes les tienen miedo es invencible, se llama LIBERTAD. Ese miedo que van a sentir se llama Canguelo, que originariamente significa  apestar, pero se relaciona con el aflojamiento de los esfínteres producto de un miedo breve e intenso.

Al final Chuy me dice, sabéis que pasé por todas las oficinas del gobierno y quise dejar un poco de miedo y el portero me dijo, profesor no le permito pasar porque aquí estamos full de miedo. Entonces, recordé que la naturaleza de las dictaduras es hacer a sus víctimas más miserables que al principio de su dictadura, tanto que llegan a tener miedo a ser libres y las personas multiplican sus propias cadenas de opresión. Desde la Mesa de Unidad Democrática hacemos lo necesario para liberar hombres libres, pero no podemos liberar a un esclavo de mente, esos caguetas, seguirán presos en su estúpido miedo revolucionario. Falta poco para realizar el revocatorio, su “Noche de Brujas” y de los peores miedos. La noche anterior  a ese evento, será una noche de terror, de estrepitoso canguelo para Micolas, para las “damas” del CNE, TSJ, Ministerio Publico y los “damos” de la FAN.

Mientras eso ocurre, Valmore Betancourt dice, que por muchas firmas que anulen; apresen y golpeen  opositores,  aunque derrumben o quemen casas de partidos políticos, decoren las calles del país con la muerte de inocentes y demás cosas desagradables como profanar tumbas de nuestros antepasados, ya nada podrá asustar al pueblo, sólo causarán más ira. Antes de retirarse nos dice: hay que creer en nuestros líderes, en el nombre de Jesús, mi paz les dejo, mi paz les doy, lamentablemente, no la doy como la dio Él al mundo, pero pido al pueblo que no se angustie ni acobarde que pronto el país renacerá de entre las cenizas producto del revocatorio. ¡Que vivan la democracia y los hombre libres, carajo!


¡Comparte!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

También te podría interesar...