crónica de un diálogo frustrado

¡Comparte!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

YORMAN TOVAR/

Con el socialismo del siglo XXI (alias) “Comunismo”, entre Chávez y Maduro, seguidos por alcahuetes, oportunistas y miserables de alma, y manipulados como marionetas desde Cuba por el titiritero muerto y por el sobreviviente, Venezuela llegó a los extremos de una miseria social colectiva. No tenemos la “calidad de vida” que el gobierno pregona en el “Canal 8” y en “VEA”. La realidad es esta: educación y educadores (en todos los niveles) viviendo la suerte del perro callejero: sólo velamos mientras la boliburguesía engorda. Un pueblo muriendo de hambre, precario de salud y sin esperanza de sanación, pues tampoco hay medicinas, y si algún hospital recibe ayuda humanitaria, sus médicos van presos. ¡Pobre SOBERANO! Si no lo abalea el hampa, lo acribillan las OLP. La producción agropecuaria es nula. PDVSA (única fuente de ingreso) arruinada por la mafia del zar Rafael Ramírez, y el BCV quebrado. Se metieron la Constitución “por donde mejor les cupo” (dijera Chávez), pues convirtieron en letra muerta los principios de igualdad, libertad y justicia, y para muestra cinco ejemplos: TSJ, Defensoría del pueblo, Fiscalía General, Contraloría General y CNE, serviles de un engreído y déspota Poder Ejecutivo que inventó un TSJ Express para desconocer la Asamblea Nacional. Fuerza Armada corrupta del cogollo a la raíz; y hasta una pareja presidencial, señalada internacionalmente de cómplice de unos narcosobrinos.

Una vez que Maduro y Diosdado, el 23 de diciembre de 2015 dieron el madrugonazo a la nueva AN, nombrando un espurio TSJ integrado por militantes del PSUV, hay que decirlo: tuvo los riñones bien puestos la MUD al sentarse en una supuesta MESA DE DIÁLOGO con sus verdugos. ¿Quién con cuatro dedos de frente puede creer que con dictadores se negocia? Podemos admitir, aunque con dudas, que jefes de nuevos partidos, todavía se equivoquen y crean que “las avionetas ponen ñemas porque las ven volando”. Lo que no puede ser posible es que el ducho parlamentario Henry Ramos echara a un lado el concepto que, todos sabemos, él tiene de los tiranos. Henry sabe como dijo Pío Gil que “los déspotas, lo mismo que los domadores, se valen del hambre para la domesticación de sus fieras” y también que “el primer acto de todo despotismo es empobrecer al pueblo, porque la miseria siempre ha sido generadora de esclavitud”.

Sentarse a dialogar con el ignaro y bellaco Diosdado Cabello y el leguleyo Jorge Rodríguez, y pensar que de ese coloquio pueda surgir algo transparente es como dejar a un corderillo acompañado de un coyote y luego asombrarse porque el carnicero regresa solo, con las fauces ensangrentadas. Con los esbirros es imposible sentarse a conversar. Dice “El Cazador Novato” en uno de sus poemas: “No pongo a Dios por testigo/ ni a la Virgen de madrastra”. Ya todos vemos que resultó inútil traer a un representante del Vaticano, sólo a pasar vergüenzas ajenas. Es posible que el Papa, por hacerle carantoñas a la izquierda del mundo, haya aceptado la invitación al diálogo; no obstante, la Iglesia católica venezolana sí ha estado clara de que con herejes calculadores y gobernantes pusilánimes no hay posibilidad de transacción, y ya vemos el desengaño: bastó con que el representante del vaticano exigiera al gobierno cumplir los acuerdos, para que salieran tanto Diosdado como Maduro, calificándolo de injerencista en la soberanía venezolana, es decir: entrépito… y ahora ¿qué dirá Su Santidad?

Ya Maduro, fanfarronamente, había insinuado que sometería a la oposición a un diálogo hasta el 2018. En esa frase de viejo maestro de escuela, palmeta en mano, se evidenció la poca voluntad de diálogo que caracteriza a este adoquín, sin la mínima noción de ética política y, –por supuesto- sin el más elemental respeto a la dignidad humana. Lamentablemente en el fingido diálogo la MUD terminó diciendo como “Cantaclaro”: “Hoy te quiero y hoy te olvido/ pa recordarte mañana/ pues si me quedo contigo/ yo pierdo y tú nada ganas”. Lo que el gobierno buscaba lo logró: matar el revocatorio, consolidar el Golpe de Estado a los indígenas de Amazonas en la AN y abortar las elecciones regionales, pues saben que hasta las gobernaciones llaneras (los estados más sinvergüenzas) las tienen en pico de zamuro. Casi logran que la oposición se echara sobre las espaldas el 50% del desastre económico, político y social para inculparlo de la crisis del país.

Sigue teniendo vigencia la sentencia de Winston Churchill: “el socialismo es la filosofía del fracaso, el credo de la ignorancia y la prédica de la envidia; su virtud inherente es la distribución igualitaria de la usura”. Y en este socialismo del siglo XXI –como en tiempos de Jesús- los usureros abarrotaron se aprovecharon de la nobleza del pueblo, y no se vislumbra, como en Judea, una mano fuerte que los saque a latigazos del templo.

elmayortrovon@hotmail.com


¡Comparte!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

También te podría interesar...