Derrotar al comunismo

¡Comparte!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

NOEL ÁLVAREZ.-

Según algunos de los ideólogos comunistas, los procesos revolucionarios  deben desarrollarse yendo en contra de la clase media y alta, planteando una lucha de clases en la cual no deben hacerse concesiones. Esta teoría persigue un cambio violento para la creación de un Estado comunista, pasando en este proceso a una sociedad comunal.

Hasta ahora, ninguna corriente ha logrado consolidar la utopía de una sociedad igualitaria. Todos los intentos han perecido, ahogados en las olas de la ineficiencia y la corrupción. El chavismo no será la excepción a esta regla pero en su decadencia, cual trapiche, molerá entre sus rodillos a quien tienda la mano para rescatarlo, porque las enfermedades crónicas tienen un fin y las más fuertes terminan en metástasis sin cura.

Según Lenin y Trotsky, el auténtico camino para llegar al comunismo con una sociedad igualitaria plena, era la revolución armada de las “fuerzas progresistas en contra de los conservadores y retrógrados”, entendiéndose por estos últimos, todos los gobiernos e instituciones civiles, religiosas o privadas, que se opusieran a la ideología marxista-leninista.

Estos cambios arruinaron al pueblo soviético cuyos campos productivos fueron arrasados, dejando millones de personas fallecidas producto de la hambruna. En menos de dos años, solo en Rusia, se contó más de un millón de muertes y siete millones en Ucrania, porque la gente empobrecida no tenía dinero para comprar los alimentos que eran importados de los países capitalistas.

Venezuela está en una situación difícil porque el régimen gobernante copió al carbón un modelo fracasado. Mientras sus asesores comunistas se llenan de verdes los bolsillos entregando recetas que pulverizan la economía, la educación y la moneda, las esperanzas de la gente se derrumban y nuestros profesionales son ahora “balseros del aire” buscando una mejor vida. El Plan de la Patria se apoya en ideas y tendencias perversas, porque para ellos lo más importante es ser exitosos política e ideológicamente, no importándoles si con ello arrasan y destruyen las formas de vida hasta ahora conocidas.

Soy optimista de cara al desenlace de esta historia, porque estoy seguro que las creencias de progreso y bienestar del pueblo venezolano prevalecerán por sobre la fracasada ideología comunista. Porque sobran los ejemplos de que, allí donde torturas y masacres fueron los frutos de la intolerancia y represión, allí donde se atentó contra la convivencia y la desinstitucionalización fue promovida, la clase enquistada en el poder terminó saboreando la derrota, vapuleada por la entereza y dignidad de las clases populares. @alvareznv

 


¡Comparte!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

También te podría gustar...