El 80% de lo poco que consumimos viene del “negocio” de las importaciones

¡Comparte!
  • 2
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

importacion-de-alimentos

La imposibilidad que tiene el Gobierno de disponer de las divisas suficientes para seguir manteniendo las importaciones agroalimentarias en el nivel que el país lo requiere, ha generado  una contracción importante en la llegada de alimentos, ocasionando más escasez, afirmó el ingeniero Werner Gutiérrez, ex decano de la Facultad de Agronomía de la Universidad del Zulia,  al citar las últimas mediciones de la encuestadora Venebarometro para el mes de diciembre donde  alrededor del 20 % de los consultados afirmó que realiza una sola comida al día por falta de acceso a los alimentos.

“Esta situación de escasez, unida a la inaccesibilidad económica del pueblo por inflación y especulación, ha ocasionado una contracción importante en el consumo del venezolano, y por ende en la demanda de alimentos. Es de resaltar, que en este momento pudiéramos haber ya alcanzado un nivel en el cual el 80 % de los alimentos consumidos en el país es importado”, apuntó.

Asimismo, recalcó que a esta situación se le suma el sobreprecio pagado por Venezuela para la importación; por ejemplo, en el maíz amarillo, “lo que carece de toda lógica si consideramos que la realidad registrada en el mercado mundial de cereales nos indica que hemos presenciado varios años consecutivos de incrementos constantes de producción a niveles inclusive jamás pensados, lo que indica que más bien hay mucha oferta en el mundo”, explicó.

Gutierrez, calificó como traición “a los verdaderos intereses de la patria estar comprando maíz amarillo casi al doble del precio promedio que ha marcado el mercado internacional cuando existe tanta abundancia de este grano en el planeta, lo que hace más que el precio baje”; al tiempo que argumentó, que de haberse realizado las compras  al precio promedio internacional, los mismos recursos financieros invertidos hubiesen permitido traer al país casi el doble de la cantidad importada, lo que hubiese evitado la dramática caída en el suministro de los alimentos balanceados para aves, cerdos y vacunos, que  contrajo de manera significativa la oferta de proteína animal (carnes) al pueblo venezolano.

Los responsables

El también asesor de la Federación de Ganaderos de la Cuenca del Lago de Maracaibo, afirmó que los representantes de la Fuerza Armada Nacional (Fanb), son corresponsables directos de los sobreprecios pagados por las importaciones. “En su momento afirmé que el protagonismo exacerbado asignado a la FANB por el presidente Nicolás Maduro, en nada solucionaría el problema del hambre del pueblo. Adicionalmente mantuve que el pago de sobreprecio en las importaciones por las mafias enquistadas en el gobierno Chávez – Maduro continuaría”, expresó.

Gutiérrez recordó, que prácticamente desde su creación el Ministerio del PP para la Alimentación (Mppal), ha estado bajo la conducción del sector militar, de lo cual se han derivado organismos como Misión Mercal, Pdval, Casa, Sunagro, Abastos Bicentenario, Fundaproal, Venalcasa, Lácteos Los Andes, entre otros,  responsables directos de la importación, producción, transformación y distribución de alimentos.

“En segundo término tenemos, a Bolipuertos, organismo creado para tomar el control de los puertos y aeropuertos por donde ingresan al país los alimentos adquiridos a través del Mppal. Esta estructura gubernamental, ha estado conducida única y exclusivamente por representantes de la FANB y en tercer lugar, el actual regente del Ministerio para la Agricultura Productiva y Tierras -dependencia directamente relacionada con la importación y distribución de alimentos en el país- está igualmente bajo la responsabilidad de un representante de la  FANB, Wilmar Castro Soteldo”, enfatizó.

Además -continúo- el presidente Nicolás Maduro, anunció en una decisión alejada de toda lógica, la designación al frente de la “nueva” Gran Misión Abastecimiento Soberano a Vladimir Padrino, actual ministro de la Defensa. Como lo advertimos, los resultados negativos están a la vista de todos, hemos perdido el año agrícola 2016, con marcadas caídas en la cosecha de la casi totalidad de los rubros producidos en el país, y las importaciones de alimentos continúan,  sin cubrir los requerimientos del pueblo venezolano.

Más importaciones

El también presidente de la Sociedad Venezolana para el Combate de Malezas, detalló que Venezuela pasó de importar  1.200 millones de dólares en el año 1998, a adquirir en el año 2013, -último año con registros públicos más o menos claros-  por sobre los 8 mil  millones de dólares en alimentos en otros países.

“Las importaciones de rubros de primera necesidad, solo para este período crecieron un 541%, la mayoría de ellas sin pagar aranceles, y realizadas a una tasa de cambio que genera una competencia desleal con la producción interna de alimentos, ocasionando un daño importante a nuestra economía por la fuga de divisas, sin generar riqueza interna, denotando una pérdida importante de nuestra soberanía agroalimentaria”, agregó.

Asimismo argumentó que la razón de la elevada necesidad de divisas, “no es otra que la dependencia agroalimentaria de la Venezuela de hoy, la cual no tiene paragón en nuestra historia. Para cubrir la demanda interna de alimentos necesitaríamos importar el 70 % del consumo de arroz, 82 % de café, 67 % de maíz blanco, 75 % de maíz amarillo, 60 % de carne de bovinos, 70 % de leche, 90 % de grasas y aceites, 95 % de la caraota, 97 % de la soya y 80 % del azúcar, entre otros rubros”.

Destacó que además, la caída en la disponibilidad de divisas ha llevado al gobierno al incumplimiento igualmente de pagos a proveedores internacionales no solo de alimentos elaborados, sino de agroinsumos y materias primas lo cual ha paralizado parcial o totalmente su envío al país. “Mantienen deudas por 250 millones de dólares con proveedores internacionales de semillas, 500 millones en medicina veterinaria, 200 millones en el reglón de agroquímicos y 500 millones de dólares en repuestos e implementos agrícolas, de allí la escasez de insumos”, precisó.

Recomendaciones

 

Werner Gutiérrez, profesor y ex decano de la Facultad de Agronomía de la Universidad del Zulia,  recordó que desde distintos sectores del sistema agroalimentario nacional se han  elevado propuestas para modificar los procedimientos establecidos por el Gobierno.

 

“Por supuesto, el más drástico es un giro de 180 grados en el modelo actual, apartando al Gobierno nacional de las funciones asumidas en la importación, transformación, producción y distribución de alimentos, cediendo al sector privado, como históricamente había funcionado en el país, esta responsabilidad. Otra alternativa propuesta incluye el proveer las divisas necesarias al sector privado para que realice las importaciones de manera directa de materia prima, agroinsumos y alimentos. Para esta opción sería ideal ir hacia la unificación cambiaria, y liberar por completo el mercado de las divisas en el país”, sugirió.


¡Comparte!
  • 2
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

También te podría gustar...