El diálogo no es para complacer a grupos ni interés personales

¡Comparte!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

FRANCISCO TORREALBA.-

La mesa de diálogo instalada en  nuestra patria es para la consecución de objetivos públicos, hablamos de altos intereses nacionales en pro de la paz y la convivencia democrática, en razón de los derechos colectivos, del Estado y del pueblo como tal.

No es como pretenden desde la oposición, los grupos de poder economicistas y los dirigentes de los partidos adeco-burgueses, quienes defienden el capitalismo y quieren que la mesa del diálogo se constituya en un centro de complacencia de intereses individuales, personales, de olvido a situaciones ilegales y graves; además de permisiones inconstitucionales para hacer actividades no procedentes, contrarias a la patria. ¡NO! El diálogo debe estar en armonía con  el marco del Estado Social, Democrático, de Derecho y de Justicia que impera en Venezuela desde 1999, con la llegada de la Revolución Chavista-Bolivariana.

El diálogo debe ser transparente, abierto, franco, honesto, con la verdad en la mesa, en función de contribuir en la lucha como venezolanos, contra la guerra económica, mediática, psicológica y de todo tipo que se libra hoy contra la patria.

El diálogo debe ser para respetar la institucionalidad democrática, con el reconocimiento de los poderes públicos, las actuaciones legítimas y legales de todos ellos, en razón de los intereses nacionales en el marco de Derecho y de Justicia. Debe ser para trabajar en pro de la prosperidad de los venezolanos, destinados a defender la patria y no permitir injerencias e intervenciones en  contra de la soberanía, independencia y autodeterminación como Pueblo y como Estado de la comunidad internacional.

El diálogo no puede ser para traicionar al pueblo y permitir impunidad de hechos que atentan CONTRA la paz y la convivencia humana en Venezuela, con actos delictivos cometidos contra las instituciones y la población, estando así previstos como criminales por nuestra legislación.

El diálogo no puede ser para vender a la patria, traicionarla, coadyuvar a crear una imagen falsa de Venezuela, contraria a nuestros intereses patrios como pueblo y como Estado, por ello siempre se ha pedido a los dirigentes de la oposición que sinceren su situación frente al país, que no le mientan, que hablen con la verdad, que presenten su proyecto político-económico  y que actúen en consecuencia.

Los revolucionarios que defendemos al Gobierno de la Patria, que preside nuestro compañero obrero Nicolás Maduro, con respaldo popular y legitimidad constitucionalidad, seguimos en la lucha por el logro de objetivos trascendentales en la construcción socialista, con claros pasos y metas en razón del Plan de la Patria, con sus cinco objetivos históricos, la Agenda Económica Bolivariana y los 15 motores; por el apalancamiento de nuestra economía, de un desarrollo sustentable, sostenible para la gran Patria Bolivariana y Chavista, la vigilancia permanente contra los ataques; y por las guerras de todo tipo que impone contra la patria el imperio y los lacayos pro yankis.

Queremos la paz y la convivencia humana, por lo cual, creemos en el diálogo fraterno verdadero como venezolanos, pero no cederemos a presiones indebidas, mucho menos, nos prestaremos los revolucionarios patriotas para permitir restaurar el capitalismo salvaje, opresor, ni para dar privilegios a grupos de poder para traicionar al pueblo. ¡NO! Eso no volverá a suceder. Venceremos siempre junto al pueblo y para el pueblo, por un nuevo mundo humanista, libertario, amante del prójimo y la paz.

 


¡Comparte!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

También te podría interesar...