¡Por favor, enseriemos la política!

¡Comparte!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

POR: ANTONIA MUÑOZ

En la política criolla ya está agotada la capacidad de asombro. La verdad, no se sabe hasta dónde llegaremos. Lo último que se le ocurrió a la oposición fue insistir en la declaratoria de abandono del cargo del Presidente de la República, Nicolás Maduro. Esta decisión, supuestamente se habría tomado con  base al artículo 233 de la CRBV. Al leer y analizar el referido artículo, no hace falta ser abogado constitucionalista para percatarse que esa causal de falta absoluta, está referida al abandono físico del cargo y no a la calificación en el desempeño del mismo, el cual se evalúa en un Referendo Revocatorio o en una reelección. Así que la truculencia que plantea la oposición sólo tiene el objeto de mantener al país en jaque, en su objetivo de hacerse del Poder Ejecutivo cuanto antes y como sea. La oposición tiene todo el derecho a disentir del chavismo y de la forma de gobernar de Nicolás Maduro porque vivimos en democracia; sin embargo, halar de los cabellos el texto de la CRBV para justificar la iniciativa política en comento, es más que inaceptable.

¿Qué sentido tiene que la oposición genere la expectativa de que en un mes se convocará a elecciones Presidenciales, con base a una decisión del Parlamento que a todas luces no es válida porque se sustenta en un supuesto falso? Sin duda, que la segunda escena de la obra de teatro será  la cháchara del ataque al TSJ por declarar ilegal la decisión de la AN. Desde su instalación, el 5 de enero de 2015, la AN mostró que su función no sería legislar y controlar al Poder Ejecutivo, sino desalojar de su cargo al residente Nicolás Maduro. Al entonces electo presidente de la AN, Henry Ramos Allup, lo traicionó la impaciencia y ofreció cumplir el mandado en un mes. Todos recordarán que inmediatamente comenzaron a presentar leyes que a todas luces no podían ser aceptadas por inconstitucionales: la primera y más conspicua la denominada “Ley de Amnistía y de Reconciliación Nacional”, muy bonito nombre, pero su texto sólo buscaba la legalización de la impunidad de los delitos cometidos en el pasado (desde 1999) y los que se pudieran cometer en el futuro (hasta que la ley fuera aprobada). ¡Pobre Venezuela con tantos insensatos en función de gobierno!

 

Otra historia sin fin es el estatus de desacato en el cual funciona  la AN. Esa cháchara es otra historia sin fin que ya molesta, pero pareciera ser una situación que no conviene corregir como estrategia para victimizarse a lo interno y a lo externo. Reclamamos la manera tan ligera como se ha manejado este asunto, y las consecuencia sobre  la función contralora y legislativa de la AN. Uno espera más madurez en el foro político de mayor jerarquía del país. No puede ser que la AN haya pasado un año incorporando y desincorporando a tres diputados cuya elección, el 06 de diciembre del 2015, fuera impugnada por la Sala Electoral del TSJ el 29 de diciembre del mismo año. A pesar de esta decisión, los tres ciudadanos intentaron incorporarse el 05 de enero de 2016, y allí comenzó el jaleo. Para facilitar el diálogo que comenzó a finales de octubre, los tres aspirantes a diputados de Amazonas solicitaron a la AN su desincorporación; sin embargo, aparentemente este no era el mecanismo idóneo. Lo que correspondería sería que la AN convocara una sesión en la cual desincorporara a los ciudadanos que habían incorporado en un acto similar. La AN debía informar al TSJ sobre tal decisión para la debida formalización del acto.

 

Lo cierto, es que después de tantas idas y venidas la desincorporación de los tres diputados del estado Amazonas todavía no se ha hecho correctamente, y la AN sigue en desacato. Lo último que hemos oído es que como la nueva directiva con Julio Borges como presidente, se juramentó con la Asamblea en desacato, sería una directiva ilegal y la que tendría validez sería la directiva de la AN dirigida por Ramos Allup. Si esto fuera así, hay que sospechar que todo este show es premeditado, porque es imposible que las y los diputados sean tan brutos.  Probablemente, el 2017 se le irá a la AN en esta comiquita, pero sin prestar ninguna atención seria a los problemas del país.

Ojalá que tanto el Gobierno como la oposición le dedicaran más atención a la especulación que devora el salario de los venezolanos, en parte debida a la dependencia de la importación, a la corrupción y a la impunidad de los delitos económicos tipificados en la CRBV y en la Ley de Precios Justos, que en verdad debería llamarse Ley de Costos, Ganancia y Precios Justos. La devaluación del bolívar por el uso de dólar today como marcador, juega un papel muy determinante en la inflación que galopa realenga en el país. La desvalorización de nuestro bolívar en la frontera se hace con la ayuda de nuestra vecina Colombia, cuyo gobierno ha demostrado con creces que no quiere ser nuestro mejor amigo. ¡CHÁVEZ VIVE. LA LUCHA POR LA PATRIA SIGUE!

Caracas, miércoles 11 de enero de 2017   


¡Comparte!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

También te podría gustar...