Más desarrollo y cero populismo

¡Comparte!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

EDGAR RIVERO.-

La infraestructura de un país constituye el andamiaje que permite el desarrollo individual y colectivo de sus habitantes y además es testimonio palpable del éxito o fracaso de toda obra de gobierno.

La planificación y ejecución  de edificaciones, servicios y demás obras de interés social,  resultan indispensables y obligantes del ejercicio de las actividades económicas y es un instrumento insustituible de las políticas dirigidas a disminuir la exclusión social y aumentar el bienestar colectivo. Por cierto, el deber ser es que se hagan en beneficio colectivo para todos los venezolanos, pero desde hace 17 años vemos cómo la exclusión social rige toda programación oficial y observamos  cómo el bienestar colectivo siempre es utilizado con expresiones rimbombantes por el gobierno de turno en sus campañas populistas.

Ahora bien, ¿qué se concibe como infraestructura pública? Sencillo, son todos aquellos servicios dentro de un espacio geográfico y un tiempo de gobierno, que forman parte de la obligación del Estado, para el desarrollo de una vida digna de los ciudadanos. Hablar de infraestructura pública, es hablar de servicios como: agua potable y saneamiento, electricidad, telefonía,  recolección de basura, Internet, vialidad, transporte, ornato y limpieza de espacios y vías públicas como plazas, parques, calles y avenidas, entre otros.

Pero, si la infraestructura pública está abandonada, colapsada es imposible que un municipio pueda avanzar. Mal podría hablarse de misión cumplida y bienestar común, si no hay una gestión eficiente. Para tener una noción más precisa y convincente, basta circular por nuestras calles para apreciar el estado de las estructuras físicas públicas establecidas en el municipio Páez, asociadas  a la prestación de los servicios de educación, salud, deporte y recreación, justicia y todos aquellos requeridos para garantizar la vida social y ciudadana de manera ideal. Mención especial merece la nueva obra del Comedor Popular. ¡Ah! Pero esa obra se ejecutó con financiamiento de la empresa privada (Coposa). Con razón quedó muy bien hecha. La pregunta es: ¿Será cierto que cambiará su nombre y ya no será ni popular, ni gratuito?

Ciertamente, vuelvo y repito no es necesario ser un experto en el área para comprender que  la relación de causalidad entre infraestructura y desarrollo económico y social no resulta fácil de definir. ¿Es la provisión de servicios públicos lo que genera el desarrollo o éste el que por vía de la demanda, genera un crecimiento en su provisión y, en consecuencia, en el desarrollo de la infraestructura asociada? He aquí, el gran detalle, al no existir un plan de desarrollo urbano real, organizado, articulado y de calidad no hay manera alguna de potenciar el crecimiento y desarrollo económico del municipio Páez del estado Portuguesa.

El tema de infraestructura pública como deuda de este régimen con el pueblo, tiene mucha tela que cortar, son muchos los factores que inciden: falta de voluntad política, marco institucional frágil, la falta de mecanismos de financiamiento (crisis económica porque no se aprovechó el tiempo de las vacas gordas, con un barril de petróleo en 140$), ceguera en la direccionalidad de proyectos de envergadura, la inmediatez del populismo y la manipulación con fines electorales.

Estamos seguros que el municipio Páez puede mejorar, que merece convertirse en una localidad referente en el estado Portuguesa, en materia de infraestructura pública y privada. Es crucial retomar y explorar las razones que han conducido a esta debacle, aprender de estos errores y fracasos para no cometerlos nosotros, cuando todo cambie para bien.

Estamos dispuestos a elaborar un conjunto de propuestas estratégicas orientadas a revertir tal situación y contribuir a alimentar el diálogo necesario, para la construcción de una estrategia exitosa de mejora y actualización sostenida, sustentable, en fin, retomar el camino del desarrollo que teníamos antes de esta debacle socialista. En resumen, queremos y aspiramos a un desarrollo sin populismo. Refundemos al país, refundemos a Portuguesa. Refundemos a nuestro municipio. Es hora de cambiar. Es nuestro momento de resurgir y vacunarnos contra el comunismo. ¡Sí se puede y lo lograremos!

PD: El cambio está en marcha, por ello, este 01 y 02 de abril, te invito a validar por Un Nuevo Tiempo o el partido de tu preferencia, dentro de la Unidad Democrática. Seamos en verdad ejemplo de libertad y progreso, del renacer de un espíritu combatiente y un viento nuevo para Venezuela… No te quedes sin validar, última fecha, la Unidad somos todos.

riveroeeea@gmail.com


¡Comparte!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

También te podría gustar...