Mensajes de que hay vida más allá

¡Comparte!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

AUBER INFANTE BUSTAMANTE.-

La idea es validar los partidos  y en la calle solicitar elecciones.

El hombre desde que era nómada está en una constante búsqueda,  escudriña un poco más allá de sus límites buscando una manera de vivir más y mejor; siempre busca un lugar con los elementos imprescindibles para que exista vida, así cruzó el estrecho de Bering y pobló América. Venezuela lo tenía todo y era un país receptor de migrantes, de pronto se transforma en una sociedad de emigrantes y sus hijos comienzan a saborear el éxito en lejanas tierras. ¿Por qué si tenemos todo tan cerca lo buscamos en sitios tan distantes alejándonos de nuestros afectos?

Muchos venezolanos envían mensajes desde más allá de la frontera, de lo que podemos disfrutar con sólo viajar unas pocas horas. Del otro lado hay vida y por eso, cientos de miles emigramos. En ese aspiración de vivir, trabajamos en nuestra área de formación académica o buscamos trabajo en lo que sea, todo por tener un salario que sustente nuestras necesidades básicas, salario que aunque bajo, alcanza para comprar la comida que te gusta, tener agua potable todos los días, seguridad en casa y la calle, tanto que puedes usar el teléfono sin temor a que te asesinen, carajo…puedes usar prendas, hay  servicio médico y medicamentos en caso de necesidad, transporte menos malo, si, el autobús pasa cada diez minutos y con un poco de suerte puedes viajar sentado. Es impresionante,  los presidentes no sufren de atentados constantes ni hay guerra económica.

Si, al otro lado de la frontera ocurren cosas que sorprenden al venezolano, pero son normales: hay concesionarios de carros con carros, panaderías con pan, abastos y bodeguitas en los barrios con mucha comida, donde cada quien compra lo que le provoca. ¡Ah!, y los ciudadanos se identifican sólo con su cédula.

Allende las fronteras, hay una prensa libre que investiga las actuaciones de los funcionarios y el destino de los fondos públicos, así encontramos a CIPER en Chile. En Argentina, se castiga con el voto el nefasto gobierno de los Kirchner, las leyes se aplican y con las evidencias de una entramada red de corrupción están siendo juzgados por sus delitos. El presidente peruano Pedro Pablo Kuczynski anunció una ley de “muerte civil”, para que quienes hayan sido condenados por corrupción no trabajen para el Estado, el ex presidente Toledo va a ser juzgado por el caso Odebrech. En Brasil están siendo juzgados Dilma Rousseff y Lula Da Silva; pronto lo serán Rafael Correa en Ecuador  y el indio Evo Morales en Bolivia. Más allá existen jueces honestos que juzgan ex presidentes, y hay militares institucionalistas que defienden al pueblo. En Venezuela, los “revolucionarios” con la moral del tango Cambalache, nos envían el mensaje de una buena vida, con poca vergüenza y mucha inmoralidad: “no estudie ni sea honesto que eso paga y bien pagado, será admirado por la élite gubernamental y ascenderá rápidamente si es ladrón, corrupto, asesino o un jalabolas servil”.

A lo interno y sufriendo, nos encontramos un pueblo cada día más creyente, que antes de salir de casa se encomienda a su Dios para que ilumine su camino y pueda conseguir comida así sea en la basura; para que no lo atraquen ni asesinen un familiar o un ser querido, que en la próxima farmacia consiga el medicamento, o, que el carro no se le dañe porque no hay repuestos; si, es el pueblo que con hambre consigue la muerte comiendo yuca amarga. Más allá de la frontera hay vida, pero también hay vida y esperanza en la juventud, en la mujer, el obrero y en los no tan jóvenes que validando los partidos políticos, urden un nuevo esfuerzo por el rescate de la constitucionalidad. Desde ese más allá, un mensaje fácil de leer: lo que voy a comer, lo que voy comprar, el candidato por quien voy votar, lo decido yo. Cierro diciendo que la única vida que existe es la buena, porque la vida que se está viviendo en Venezuela simplemente no es vida. ¡Que vivan la democracia y los hombres libres, carajo!

 


¡Comparte!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

También te podría gustar...