¿Nos derrotará la connivencia?

¡Comparte!
  • 10
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

ANTONIA MUÑOZ.-

Ante la desaparición física del Presidente Chávez el 5 de marzo de 2013,  la oposición y sus jefes del norte consideraron que las condiciones estaban dadas para lograr los objetivos que no pudieron obtener con el paro patronal del 2001, ni con el golpe de Estado de abril del 2002, ni con el paro petrolero de diciembre del 2002, ni con el Referéndum Revocatorio del 2004, ni con la reelección del 07 de octubre del 2012, ni con la salida del 2014. En consecuencia, arreciaron los ataques a la economía, profundizando el ACAPARAMIENTO y  la ESPECULACIÓN que se desataron en el país a mediados del 2013. Más adelante aparecieron las colas y la perversión del bachaqueo, cáncer social que pareciera incontrolable. Por supuesto que este pandemónium se ha extendido como la mala hierba porque a la ausencia física del máximo líder de la revolución Bolivariana,  se sumó  la paulatina caída de los precios del petróleo  durante el 2014, lo que hizo más vulnerable nuestra  economía rentista y  parasitaria, que en buena medida depende de los dólares para la importación de muchos bienes de consumo masivo.

Aunque duela reconocerlo, la crisis económica permitió que aflorara a la vista de todos la descomposición ética, moral y espiritual que durante muchas décadas ha venido permeando nuestra sociedad; descomposición que debemos atender, y que el Presidente Chávez le planteó al país sin complejos en el PLAN DE LA PATRIA, Objetivo Nacional Nº 2.4. Nuestro amado líder nos dejó como tarea pendiente este Objetivo Nacional con sus 3 Objetivos Estratégicos (2.4.1. Educar en valores a todos los niveles y en todas las instancias, preservar los valores tradicionales del pueblo venezolano y combatir  los anti-valores del  modelo capitalista, donde la corrupción ocupa un lugar preponderante. 2.4.2. Fortalecer la Contraloría Social. 2.4.3: Fortalecer el Sistema de Administración de Justicia, combatir la impunidad…). El Presidente Chávez consideró que para el período 2013- 2019, el objetivo 2.4 era uno de los 5 Objetivos Nacionales a cumplir para poder “CONTINUAR CONSTRUYENDO EL SOCIALISMO BOLIVARIANO DEL SIGLO XXI EN VENEZUELA…”

Por enésima vez, y con la intención de llamar la atención sobre la influencia de lo ético en la situación económica del país, nos permitimos referir la entrevista que el domingo 5 de marzo del presente año, el Dr. J. V. Rangel le hiciera a Luis Britto García. Este es Dr. en Derecho, Profesor Titular de la UCV, historiador, escritor de novelas, ensayos, cuentos, y además un analista político  enjundioso y equilibrado. Entrevistador y entrevistado analizaron la estrategia que está usando la oposición en su afán de hacerse  del Ejecutivo Nacional, aprovechándose de la crisis económica. Ambos coincidieron en que la victoria que obtuvo la derecha el 06 de diciembre del 2015 fue debido a los estragos que produjo en la población la inflación y la ESCASEZ de productos de primera necesidad. Así que concluyeron que lo inteligente era que el gobierno  encaminara sus esfuerzos a minimizar las causas de ambas variables económicas, si quería recuperar su caudal electoral.

Ante una pregunta del Dr. Rangel, el Dr. Britto García admitió que la corrupción tenía su cuota parte en la escasez e inflación que ocurre con los alimentos y las medicinas que se importan con dólares preferenciales. Sin embargo,  el Dr. Britto García  usó el término CONNIVENCIA para referirse a  la corrupción. Ante el temor de que algunas personas pudieran no conocer el significado de la palabra usada en este contexto, decidimos acudir a Wikipedia y al Diccionario de la Real Academia para compartir con nuestros lectores algunas acepciones del término, las cuales enumeramos a continuación: 1. Acuerdo o complicidad entre dos o más personas. 2. Tolerancia de un superior en relación con las faltas que cometen sus subordinados 3. Confabulación. Acuerdo entre varios para cometer un delito o una acción ilícita. 4. Asentimiento o tolerancia de un superior para con las faltas que cometen sus subordinados contra las normas o costumbres establecidas. 5. Disimulo o tolerancia del superior acerca de las transgresiones que cometen sus subordinados contra  las reglas o las leyes bajo las cuales viven.6. Acuerdo entre varias personas para hacer una treta o un fraude del que se benefician todas.

Desde esta humilde tribuna al servicio de la verdad y de la política como ciencia para servir al prójimo, una vez más imploramos REVISIÓN Y RECTIFICACIÓN, porque estamos persuadidos que en algunas operaciones económicas de importación las cuentas no están claras; y sin ninguna duda  hay acuerdo, disimulo, tolerancia  o complicidad. Reconocemos que por ser Venezuela país petrolero, siempre tendrá al águila del norte sobre nosotros como espada de Damocles recordándonos que el ave de rapiña estará vigilante hasta que consiga su objetivo de apoderarse de nuestras riquezas. Esa es su naturaleza y siempre estará al acecho. Sin embargo, quienes nos autodenominamos revolucionarios y decimos defender el legado de Chávez, no podemos seguir escudándonos en esa realidad para  justificar la tolerancia o el disimulo ante los manejos anti éticos que ya son repudiados hasta por las piedras. No olvidar que “tantas veces va el cántaro al agua hasta que se rompe”. ¡CHÁVEZ VIVE, LA LUCHA POR LA PATRIA SIGUE!

Guanare, martes 7 de marzo de 2017.


¡Comparte!
  • 10
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

También te podría gustar...