Rechazamos la grosera injerencia de la derecha internacional

¡Comparte!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

ANTONIA MUÑOZ.-

¡Qué más pudiéramos decir que ya no  hayamos dicho respecto de la actuación política gobierno-oposición! Sin embargo, en este momento, queremos resaltar el climax de la animosidad contra el país por parte de la derecha interna y externa; quienes para nada disimulan su determinación de producir un desencadenamiento que justifique un golpe de Estado, con obvia injerencia del imperio y sus aliados. Desde antes de Semana Santa se observó el calentamiento de las calles, al extremo que se oyó a varios líderes de la derecha llamando a sus militantes y simpatizantes a las misas, e indicándole colocarse detrás de una bandera de Venezuela si estaban de acuerdo con la solicitud de elecciones y otros petitorios por parte de la oposición. Por supuesto que la solicitud a protestar por parte de la oposición no tiene nada de cuestionable, pero que se haga en el marco de una misa de miércoles Santo, si es algo inédito en un país de mayoría católica y con gran devoción hacia el Nazareno.

Oír al cardenal Urosa Savino dar una declaración política en apoyo a la derecha en el marco de la misa de El Nazareno, además de preocupante, es muy triste para quienes somos católicos. Conocemos de las preferencias políticas del Cardenal, pero creemos que él debería llamar a todas y todos a manifestar con civismo, en paz, sin agresiones físicas ni verbales y sin destrozos a los bienes públicos y privados. Pues todos oímos al Cardenal, palabras más palabras menos, solicitar al Presidente Maduro y a sus seguidores alejarse de la dictadura comunista y respetar los derechos humanos, y el derecho que tiene la oposición a protestar en forma pacífica. Si de algún sector del país esperaríamos los venezolanos sindéresis y mensajes lo más cercano a la verdad verdadera, es de la jerarquía eclesiástica.

Las y los católicos nos sentimos ofendidos cuando el Cardenal Urosa Savino califica como protestas pacíficas todas las agresiones, desmanes y vandalismo que ocurrieron en varias ciudades del país antes y durante la Semana Santa. No avalamos ningún hecho de violencia; sin embargo, cuando un grupo de feligreses afectos al Gobierno corearon consignas chavistas dentro de la iglesia Santa Teresa al final de las misa en honor al Nazareno, fue una reacción a la declaración claramente sesgada y con tinte partidista del Cardenal. Si hubiésemos estado en la misa de la Iglesia Santa Teresa no hubiéramos apoyados el coreo de consignas partidistas, aunque somos chavistas, pero igualmente hubiésemos sentido pena ajena y hasta coraje ante las declaraciones del Cardenal Urosa Savino en apoyo a los desmanes cometidos por grupos más que violentos, enloquecidos de la oposición.

En relación al planteamiento anterior queremos aclarar dos puntos. El primero en relación al argumento que  la CRBV establece el derecho a la protesta y eso es verdad. Sin embargo, mucha gente, incluyendo algunos comunicadores tendenciosos, siempre se cuidan de que la población conozca el texto del artículo 68: Los ciudadanos y ciudadanas tienen derecho a manifestar, pacíficamente y sin armas, sin otros requisitos que los que establezca la ley. Se prohíbe el uso de armas de fuego y sustancias tóxicas en el control de manifestaciones pacíficas. La ley regulará la actuación de los cuerpos policiales y de seguridad en el control del orden público. Solicitamos el uso de la Pedagogía política e información veraz.

El segundo punto que consideramos necesario dejar claro es que no somos ateos, ni formamos parte de quienes irrespetan o agreden verbalmente a la jerarquía eclesiástica. Por lo tanto, no aceptamos tergiversaciones en ese sentido, porque en la práctica hemos demostrado aprecio, consideración y respeto hacia la jerarquía católica, religión que como cristianos profesamos. Igualmente, también respetamos y valoramos a la jerarquía cristiana evangélica con quienes tenemos relaciones fraternas, motivadas por nuestras propias convicciones y basadas en la libertad de religión y de culto que establece nuestra CRBV en su artículo 59.

Finalmente, si alguien tiene duda del apoyo irrestricto de la derecha internacional liderada por el imperio norteamericano a la derecha venezolana, para producir un desencadenamiento que saque por la fuerza al gobierno de Nicolás Maduro, léase el comunicado injerencista publicado por el Departamento de Estado de EEUU sobre la situación en Venezuela el día 18 de abril de 2017, que el cual comienza de la forma más hipócrita posible: “Nos hacemos eco de la convocatoria realizada el 17 de abril por 11 gobiernos latinoamericanos sobre el gobierno de Venezuela…” ¡Fariseos, fue el imperio con Almagro a la cabeza como su cómplice principal, quien ordenó ese comunicado a los gobernantes de derecha de Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Honduras, Méjico, Paraguay, Perú y Uruguay, comunicado en el cual  todos los 11 países vasallos, supuestamente “lamentan los fallecidos en la oleada de marchas antigubernamentales que sacudieron este mes a Venezuela, golpeada por una grave crisis económica y social, por lo que exhortan al gobierno de la República Bolivariana de Venezuela para que rápidamente se definan las fechas para dar cumplimiento al cronograma electoral que permita una pronta solución a la grave crisis que vive Venezuela  y que preocupa a la región”. Que la oposición venezolana haga las anteriores consideraciones o solicitud, es perfectamente democrático, pero que lo haga el imperio norteamericano y 11 de sus acólitos, es una clara e inadmisible injerencia. ¡CHÁVEZ VIVE. LA LUCHA POR LA PATRIA SIGUE!

Guanare, 19 de abril de 2017.


¡Comparte!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

También te podría gustar...