Se instala diálogo en Paraguay con ausencia de principal partido opositor

¡Comparte!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Asunción, Paraguay.-

El presidente de Paraguay Horacio Cartes instaló este miércoles una mesa de diálogo con la oposición que busca una salida a la crisis política que desató la iniciativa oficialista de restablecer la reelección, pero el Partido Liberal, principal grupo opositor, no asistió.

Una furiosa reacción de manifestantes opositores terminó entre el viernes y el sábado con el saldo de un muerto a manos de la policía, una treintena de heridos y graves daños en el edificio del Congreso, asaltado e incendiado por grupos descontrolados.

El diálogo, solicitado por el jefe de Estado a sus rivales políticos, fue una iniciativa del papa Francisco, explicó el arzobispo de Asunción monseñor Edmundo Valenzuela quien tuteló la reunión en la sede del Seminario Metropolitano.

Efraín Alegre, presidente del partido Liberal y una de las víctimas de la represión policial del viernes, se negó a conversar con el Ejecutivo hasta que sus partidarios en el Congreso no retiren un proyecto de enmienda de la Constitución que busca borrar la prohibición que tienen los presidentes de ser reelectos.

Sin embargo, el presidente del Senado, Roberto Acevedo, del partido Liberal, asistió pero como autoridad del Congreso.

Los opositores consideran que la enmienda constitucional en lo que respecta a las elecciones solo puede ser cambiada por una asamblea constituyente y no por el Congreso, como defienden los seguidores políticos del presidente Cartes.

En su proyecto por la reelección, el presidente Cartes cuenta con el apoyo del expresidente izquierdista Fernando Lugo, un exobispo católico que gobernó entre 2008 y 2012, destituido por un juicio político del Parlamento.

Lugo también pretende volver a presentarse como candidato.

Con el recuerdo de la dictadura de 35 años de Alfredo Stroessner (1954-1989) muy presente, la Constitución paraguaya de 1992 prohibió la reelección, tanto en forma consecutiva como alternada.

La lucha por habilitar la reelección presidencial se aceleró de cara a las elecciones en abril de 2018.

Primero contra la violencia

Aunque el origen de la crisis en Paraguay está centrado en el empeño de los congresistas oficialistas en instaurar la reelección presidencial, el primer debate giró en dar con los responsables de la muerte del activista muerto en los incidentes del viernes.

El presidente del partido Liberal exigió como otra de las condicionantes para asistir a la mesa de diálogo el castigo de los responsables del crimen de Rodrigo Quintana, un activista de 25 años.

El joven, un ingeniero agrónomo recién graduado, fue ultimado por un policía antimotín dentro de las instalaciones del partido Liberal, grabado por cámaras de circuito cerrado.

Alegre también pidió sanciones contra los policías que lo atacaron a quemarropa con disparos de balas de goma.

Los proyectiles impactaron en la boca del diputado de su partido, Edgar Acosta, quien lo acompañaba cuando se produjo una escaramuza con los uniformados.

El herido fue trasladado de urgencia el martes a Sao Paulo, Brasil, para ser sometido a una cirugía luego que los médicos locales no lograron extirparle tres balines que tiene incrustados en el rostro.

“No vamos a asistir a un diálogo sin responsabilidades”, subrayó Alegre, precandidato de su partido para las presidenciales de 2018.

En un mensaje dirigido a la dirigencia política el pasado domingo, el papa Francisco pidió “soluciones políticas” para zanjar la crisis.

Paralelamente, el Gobierno de Estados Unidos exhortó el sábado a una solución en base al respeto de la Constitución.

“Cualquier proceso de revisión de la Constitución Nacional paraguaya debe hacerse de una manera transparente y abierta, respetando los procesos democráticos e institucionales de acuerdo con la Constitución de Paraguay”, dijo en un comunicado la embajada de Washington en Asunción.

Como resultado de las crecientes protestas opositoras que alcanzaron esta semana a estudiantes secundarios y universitarios y que llegaron a las casas de los legisladores que apoyan la enmienda, varios parlamentarios oficialistas anunciaron que ya no votarán el proyecto.

El presidente Cartes se reunía el miércoles con los presidentes de los partidos Colorado (oficialista), Encuentro Nacional (opositor), Avanza País (opositor), Frente Guasú (Frente Grande) del ex presidente Lugo y del partido Unase (oficialista).


¡Comparte!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

También te podría gustar...