todos somos necesarios

¡Comparte!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

EDGAR RIVERO/

Como militante de la UNIDAD democrática siempre he sido defensor de las premisas: inclusión, amplitud, respeto y reconocimiento. Tanto así que estoy convencido de  la necesidad de conjugar todas ellas, para avanzar en el trabajo de reconstruir nuestro país. Creo que a estas alturas hemos demostrado ser merecedores de la confianza del pueblo, que es la forma más elevada de la motivación humana y sólo con ella se puede crecer y triunfar.

Por consiguiente, los últimos acontecimientos en el quehacer político, nos llevan a elevar a su máxima expresión el concepto de la UNIDAD y enaltecer el trabajo en equipo. Ponderamos el talento de cada uno de nosotros al aportar su granito de arena para patentar una nueva forma de hacer política en esta entidad llanera, que nos lleve a la recuperación de nuestra democracia. Ya estamos sintiendo vientos de cambio, ya se siente en el ambiente que atrás quedó el pasado y con él hemos aprendido la lección, para nunca más dar pie a cualquier socialista trasnochado que intente nuevamente pintar fábulas con perversas intenciones.

Pero ese indispensable trabajo en equipo implica una interdependencia activa entre los integrantes de un grupo que comparten y asumen una misión de trabajo, pues para nadie es un secreto que la concreción de esta tarea de reconstrucción del país requiere de todos, pero guiados por principios de gerencia, experiencia y sobre todo confiabilidad. Sólo el concurso de todas las fuerzas vivas y bajo la dirigencia de quienes han tenido la fuerza y el coraje, pero también la experiencia y la honestidad a toda prueba pueden contar con ese voto de confianza necesario para dar los pasos necesarios en pro del rescate del país.

Todos somos necesarios; no es una prédica demagógica. Es un principio auténtico del concepto de la UNIDAD que debemos llevar a la práctica sin complejos ni complicaciones. A mi modo de ver, el espíritu del trabajo en equipo es esencial para avanzar y debe desarrollarse progresivamente, pero es crucial despojarnos de la maleta de los prejuicios, rivalidades internas estériles, pases de factura y mezquindades.

De allí pues, se requiere no solo voluntad política sino también destrezas, aptitudes y competencias profesionales de las personas. Asimismo, se requiere también del encuadre político – social  que así lo estimule y valore. En el marco de un proceso que promueva la horizontalidad de las estructuras y motive la transformación de la participación de los actores. El trabajo en equipo precisa valores que estimulen el desarrollo de un carácter democrático en las acciones, los comportamientos y las relaciones con los demás.

Debemos agotar todos los esfuerzos, apostar de forma decisiva a comprender que todos somos necesarios pero bajo el concepto de la Unidad operativa. He aquí, que como UNIDAD, ya somos ese referente positivo que nos permite engancharnos con todos los sectores de la sociedad. La vinculación, conexión, empatía que tenemos en estos momentos como UNIDAD nos permite capitalizar y potenciar esa comunicación  necesaria con los sectores populares menos favorecidos, que están ávidos de justicia, de cambio, de respeto a la dignidad y nuestra soberanía.

Llegado el día en que cristalicemos ese cambio en Unidad, la reconstrucción inevitablemente debe pasar por una depuración de todos los organismos de seguridad, comenzando por las FAN que desvirtuaron sus principios filosóficos y se corrompieron. Pasa por el cambio de todos los poderes públicos secuestrados y subordinados al poder central. Pasa por unas elecciones generales para deslastrar a todo el país de todo vicio rojo y con éste caerán también aquellos que hayan “brincado la talanquera” o estén agazapados brindando ayuda subrepticiamente a que se mantenga este caos rojo.

Caiga quien caiga, todo aquél que tenga “rabo de paja” deberá temer el día del juicio político y penal, pues pagarán por tantos crímenes y traiciones a la Patria. Esos crímenes no prescriben. Mientras tanto, sigamos avanzando sigamos adelante, sigamos luchando que el cambio está a la vuelta de la esquina. ¡Adelante Venezuela, adelante Portuguesa que sí se puede!

riveroeeea@gmail.com


¡Comparte!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

También te podría gustar...