Duelo entre Macron y Le Pen sobre sus visiones de Francia a 6 días de elección

¡Comparte!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

París, Francia.-

A seis días de la segunda vuelta de las elecciones presidenciales en Francia, el centrista Emmanuel Macron y su rival de extrema derecha Marine Le Pen se libraron a un áspero duelo sobre sus visiones de Francia, rechazadas por manifestantes que desfilaron en la calles por el 1 de mayo.

El joven centrista de 39 años, que aventaja a su rival según los sondeos, se irguió como el defensor de la democracia mientras que Le Pen pidió a sus partidarios rechazar a quien encarna el mundo de las “finanzas”.

Los dos aspirantes a suceder al socialista François Hollande se enfretarán el miércoles en un debate por televisión.

Las manifestaciones del 1 de mayo se llevaron a cabo en Francia bajo el signo de la división. Mientras que unos llamaban a frenar a la jefa del Frente Nacional, otros pedían votar por Macron. Otro sector, desconforme con los dos candidatos, convocaba a vencerlos.

Según el ministerio del Interior francés unas 142.000 personas manifestaron en todo el país. En la capital, se registraron disturbios entre encapuchados y las fuerzas de seguridad. Cuatro policías resultaron heridos.

Frente al FN, “espíritu de resistencia”

“El proyecto de la extrema derecha es la violencia extrema contra los opositores políticos (…) es la reducción de las libertades, la negación de las diferencias. ¡No lo olviden nunca!”, insistió Macron en París ante unos 12.000 militantes, según su equipo de campaña.

Frente a este proyecto que desembocará en “la guerra civil, la división de Francia”, “debemos tener a la vez el espíritu de resistencia ante la extrema derecha y del renacimiento”, continuó el candidato.

Sin dudar en aludir al espectro del fascismo de los años 1930, Macron acusó a su rival de amenazar la “libertad de prensa”, los “derechos de la mujer” y advirtió sobre un “empobrecimiento de los franceses” si el país sale de la zona euro.

Bloquear al candidato del “rey dinero”

En un país golpeado por la desindustrialización y un desempleo endémico del 10%, la candidata de ultraderecha, que intenta suavizar la imagen de su partido, se presenta como la candidata “del pueblo y de los obreros”.

En un virulento discurso, Marine Le Pen instó a los franceses a “bloquear las finanzas, la arrogancia, al rey dinero”, acusando a su rival de ser “el candidato del sistema”, por haber trabajado en la banca y haber sido ministro del presidente socialista Hollande.

“Señor Macron, es una concepción radical, extremista de la Unión Europea”, agregó acusando a su adversario de querer “someter” a Francia a “la canciller alemana” Angela Merkel y “entregarla a la sumersión migratoria”, “a los malos vientos de la globalización salvaje”.

Si resulta elegida, “un año después, muy probablemente” los franceses pagarán su baguete “en francos”, prometió su mano derecha, Florian Philippot.

La horquilla se cierra cada vez más entre los dos candidatos finalistas. Los sondeos dan a Macron el 59% de la intención de voto y a Le Pen, el 41%.

Ni uno ni otro

Por todo el país, varias decenas de miles de personas se manifestaron contra Marine Le Pen, pero también contra el liberalismo de Emmanuel Macron.

Pero la unión sindical que se formó en 2002 contra la clasificación del padre de la candidata del Frente Nacional, el ultraderechista Jean-Marie Le Pen, a la segunda vuelta, no se ha repetido esta vez.

Este año, los sindicatos se encuentran divididos con respecto a las consignas para los votantes e, inclusive, al lema para la tradicional marcha del Día de los Trabajadores.

“Nuestro eslogan es claro: hay que vencer al Frente Nacional para el progreso social. El FN es un partido racista, xenófobo, antimujeres y liberal”, declaró el secretario general de la CGT, Philippe Martinez.

Pero en las columnas de manifestantes muchos aseguraban que no querían ni a uno ni otro de los candidatos.

En París, Camille Delaye, profesor de 28 años, agitaba una pancarta en la que proclamaba: “La abstención es un acto político”. “Si se vota a Macron vamos a favorecer aún más a Le Pen”, argumentaba.

El tribuno de la izquierda radical, Jean-Luc Mélenchon, participó en el desfile por el 1 de mayo. Mélenchon llegó cuarto en la primera vuelta con 19,6% de los votos, y se pronunció en contra de Le Pen pero sin llamar a votar a Macron.


¡Comparte!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

También te podría gustar...