Narcomunismo

¡Comparte!
  • 4
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

JORGE CÁRDENAS.-

Trascurría el año de 1999, ya instalado el régimen chavista en el poder, propuso una Constituyente, para entonces comenzaba a visionar lo que ocurriría en el país, y así quedó plasmado en el Diario Ultima Hora, artículo de mi autoría, fecha 20-06-99, titulado: “Propuestas Económicas deseables para la Constituyente”, donde en uno de sus últimos párrafos expuse lo siguiente: “observo con suma preocupación la intención y la vocación puesta de manifiesto por el actual gobierno de querer implantar en Venezuela un modelo de planificación centralizado”; es decir un modelo Marxista-Leninista o comunista, como en efecto sucedió. Hoy, tras 18 años en el poder, proponen otra Constituyente, que significaría la refrendación y el sello del comunismo en Venezuela.

No creo haberme equivocado en mis apreciaciones, los venezolanos hemos sido y somos víctimas de un proyecto político internacional diseñado  en décadas pasadas por la secta satánica del Foro de Sao Paulo, siendo dirigido y consumado por los Genios del Mal, los hermanos Castro, y, aunque haya fallecido el sátrapa mayor Fidel, el proyecto mantiene su ritmo.

Venezuela constituye el epicentro de este proyecto transcontinental – hasta los iraníes son coparticipes del mismo- por contar el país con innumerables recursos naturales, especialmente hidrocarburos, caso específico el petróleo; importante recurso energético que aportó al régimen, durante más de una década, la mayor y más larga bonanza de toda nuestra historia. No obstante, al disminuir los ingresos en dólares  más de un 60%, el régimen se sostiene en el poder,  se enfila por otra vía, esta vez, gracias al suministro de divisas provenientes del narcotráfico para la sobrevivencia y el apalancamiento a otros países aliados al proyecto; resultándole de maravilla el “Acuerdo de Paz” alcanzado en Colombia, que no es otra cosa que el “Pacto de la Habana”, suscrito entre las FARC, el gobierno de Juan Manuel Santos y los Castro. No es un secreto que las FARC constituyen hoy día el más grande cartel de producción y exportación de drogas en el mundo.

Pero lo más grave del régimen narcocomunista es que se viene apoderando de todas las riquezas mineras, al marcar un territorio al sur del país con el nombre de “Arco Minero” extrayendo mayoritariamente oro, diamantes, bauxita, uranio y coltan; donde la depredación desmedida de estas tierras traerá colosales  consecuencias al medio ambiente.

Coincido con internacionalistas y expertos, al observar que no conforme con la situación descrita, el gobierno ha mantenido durante más de un lustro un triángulo entre tres países, dos aprovechadores y uno cómplice como lo son Cuba, Guyana y Venezuela, donde permanecen explorando, explotando y extrayendo minerales, gas e hidrocarburos en el territorio Esequibo en reclamación, para ello contrataron una trasnacional inglesa denominada la Exxon Móvil. No conformes con dicha explotación, el régimen pretende vender la más importante filial de refinación que el país mantiene en los EEUU, como lo constituye CITGO, a través de empresas mixtas; por eso pusieron en desacato a la AN, para que tomara el poder el TSJ y de esta manera avalara la venta de la refinería y sus 13.000 surtidores.

Se imaginan ustedes el poder económico que poseen el régimen y sus mentores, parásitos de la Habana, dueños de las mayores reservas de petróleo del mundo, el monopolio de las drogas, el comercio de estupefacientes, el control, extracción y exportación de todas las riquezas, diversidad de minerales en Venezuela y el Esequibo. Sin lugar a dudas, que Venezuela está secuestrada por un poder destructivo de fuerzas externas y de la banda más rapaz que ha conocido este país en toda su historia.

La lucha que libra el pueblo venezolano por la democracia y las libertades, es extremadamente desigual, puesto que una fracción de las fuerzas armadas está corrompida, son viles traidores que conjuntamente con grupos irregulares, subversivos, paramilitares o colectivos disparan a mansalva a los manifestantes opositores, a eso se suma la infiltración en las FAN de escuadrones, llamadas las “Avispas Negras”, adiestradas por el G-2 cubano.

Termino haciendo referencia a recientes reflexiones del Padre José Palmar, donde afirma: “Como esta pelea es una batalla espiritual, es una lucha del Bien contra el Mal, roguemos a Dios que consolide este derrumbe del poder, y de una vez por todas nos libere de este yugo maligno para que podamos abrir senderos de justicia para vivir en paz y en libertad”.  jhcardenas55@hotmail.com


¡Comparte!
  • 4
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

También te podría gustar...