Resistencia civil: empoderamiento para el cambio

¡Comparte!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

EDGAR RIVERO.-

La Resistencia civil no es una mera actitud caprichosa, producto de una trasnochada idea de sabotear a un gobierno a ultranza; se trata de un derecho consagrado en nuestra Constitución. Es bueno aclarar que el artículo 350 no consagra la desobediencia, sino el derecho a la resistencia a la tiranía, es decir, cuando se violentan los principios democráticos y los derechos humanos.

En este sentido, la Constitución de 1999, esa misma que el fallecido Chávez impulsó y que ha sido tan pisoteada por él mismo y sus seguidores, pero que los demócratas si respetamos,  establece en su esencia  un mecanismo jurídico favorable a garantizar todos los derechos, la participación, la inclusión social, la reivindicación de la justicia y el mejoramiento democrático.

Este recurso constitucional, ofrece de manera clara el punto de partida a los ciudadanos, para activar esa cualidad innata al ser, como consecuencia del más simple instinto de supervivencia. De allí que la resistencia hoy debe prevalecer, ante los intentos cada vez más inverosímiles de sostener un régimen totalitario que perdió la brújula, perdió los visos aparentes de legitimidad y perdió apoyo, respeto y obediencia popular.

Los términos “resistencia civil” y “resistencia no violenta”, son utilizados para describir acciones políticas que se basan en el uso de métodos “no violentos” por parte de grupos de civiles, que han agotado todas las instancias, así como la paciencia y la esperanza de mejoría, para desafiar a un poder, una fuerza, una política o un régimen en particular. En el caso de Venezuela, es el único camino que queda para evitar las pretensiones ilegales de Maduro y su terrorífico, macabro y genocida combo para perpetuarse en el poder.

Ahora bien, la resistencia  civil que se invoca  en los actuales momentos, puede catalogarse  como subjetiva, contestataria, no arbitraria, pero capaz de operar bajo circunstancias adversas que describen situaciones de injusticia social y opresión económica donde la represión política actúa como el elemento más visible y es el detonante del descontento popular. Tanto así, que las lamentables cifras de muertes y heridos producto de la refriega civil contra el régimen de turno han tomado una dimensión brutal y desmedida, importándole un bledo el respeto a los derechos humanos, en especial el derecho a la vida.

La grave crisis que vivimos no solo en plano político sin en el plano social (falta de gas doméstico, agua potable, alimentos, medicinas, empleo, seguridad, otros), nos pone en alerta, nos indica de forma clara que estamos frente, no una guerra económica que tanto cacarea el régimen, sino frente a una economía de guerra, en la cual es necesario sobrevivir a como dé lugar. En esta perspectiva, la resistencia es un derecho de cuestionamiento al poder político, cuando los planes de este  no revierten la pobreza, el hambre y en sentido general el resto de los flagelos que sobre nuestros pueblos aún no se erradican.

En consecuencia,  vuelvo y repito, la resistencia es una cualidad innata al ser, una forma de juicio valorativo con expresión múltiple, y es, a su vez, una manifestación de libertad individual. Su ejecución puede realizarse en cualquier espacio siempre y cuando exista la disposición y espíritu de lucha. No hay limitante alguna. Lo indispensable es tener claro el propósito y el objetivo a conquistar como principio democrático.

Finalmente, es indispensable potenciar el escenario de la resistencia civil, su  implementación lo convierte en un fenómeno trascendente como alternativa de lucha para evitar una constituyente comunal fraudulenta, ocurriendo un proceso de transfiguración política para lograr el ansiado cambio y restitución de los valores y principios de nuestra perdida democracia, así como de nuestro orden constitucional, nuestra economía, nuestra identidad y soberanía, en pocas palabras lograr el rescate de nuestra verdadera Venezuela. riveroeeea@gmail.com


¡Comparte!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

También te podría gustar...