España: Rajoy en inédito testimonio judicial por corrupción en su partido

¡Comparte!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Madrid, España.-

Lo que sus opositores llevaban años deseando se producirá el miércoles: el presidente del Gobierno español Mariano Rajoy deberá comparecer ante un juzgado, aunque sólo como testigo, en un macro juicio por prácticas corruptas en su partido.

Hasta esa fecha ningún otro jefe de gobierno en ejercicio había sido interrogado por un tribunal. Dos de sus antecesores, Adolfo Suárez y Felipe González sí lo fueron, pero ya estando fuera del poder.

Mariano Rajoy, al frente del gobierno desde finales de 2011, solo tendrá un privilegio: el de no sentarse, si no lo desea, como los demás testigos, frente a los jueces sino en el estrado, a su altura, según una fuente judicial.

Pero aunque este licenciado en Derecho de 62 años solo sea testigo y no imputado, tampoco podrá evitar los abucheos que suelen darse a la entrada de los juicios por corrupción en España, donde decenas de manifestantes gritan “¡chorizos!” a los encausados.

“El impacto en algunos medios de comunicación ese día y los siguientes puede ser brutal”, resumía el domingo una editorialista del diario conservador ABC, Curri Valenzuela.

La corrupción, aunque atañe a todos los partidos, ha afectado especialmente al Partido Popular (conservador) de Mariano Rajoy, hasta hacerle perder su mayoría absoluta en las elecciones de 2015.

El Primer ministro testificará a partir de las 10h00 (08h00 GMT) en unas dependencias de la Audiencia nacional, un alto tribunal especializado en casos políticos y de terrorismo – en la localidad de San Fernando de Henares, cerca de Madrid.

Su comparecencia, que puede durar varias horas e incluso todo el día, ha sido solicitada por la Asociación de abogados demócratas por Europa (ADADE), cercana al opositor Partido socialista.

Una trama tentacular

El juicio, que se desarrolla desde principios de octubre de 2016, gira en torno a la tentacular trama Gürtel, supuestamente ideada por un empresario y ex-miembro del PP, Francisco Correa, actualmente procesado.

Éste reconoció que durante años practicó sobornos y hacía regalos a funcionarios electos del Partido Popular para conseguir a empresas “amigas” adjudicaciones de contratos.

“Quedaba con ellos y les daba el sobre”, dijo durante su declaración como acusado en el juicio.

Como parte de la investigación, 37 personas, entre ellas varios que ejercieron puestos electivos bajo los colores del PP, han sido juzgadas por su presunta participación en la red, que desvió fondos públicos entre 1999 y 2005.

Dos de los tres jueces a cargo del proceso han aceptado la comparecencia de Rajoy por “los cargos que tenía en el PP”, que preside desde 2004 y para conocer mejor “el contexto”.

El principal cómplice de Francisco Correa fue, según la acusación, Luis Bárcenas, tesorero del Partido Popular hasta 2009, ex-amigo de Rajoy.

Los interrogantes son varios: 

¿Qué sabía en su momento Mariano Rajoy sobre los “sobres” mencionados por Correa?

¿Qué informaciones tenía sobre las presuntas comisiones cobradas por alcaldes de su partido en las localidades de Majadahonda y Pozuelo, cuando ya dirigía el partido?

¿Y porqué si no confiaba en Francisco Correa (Rajoy lo apartó), se abstuvo de denunciarlo?

Rajoy “está tranquilo y dispuesto a colaborar”, asegura una fuente del Palacio de la Moncloa, sede de la presidencia del gobierno.

Su declaración es normal en democracia, insistía también el lunes el coordinador general del Partido Popular Fernando Martínez-Maillo, destacando que otros jefes de gobierno europeos ya han tenido que responder a preguntas en el marco de investigaciones judiciales, como el británico David Cameron, en 2012.

“No es una buena imagen para España”, le ha respondido el dirigente socialista José Luis Abalos.

Pero la investigación judicial más preocupante para el Partido popular y su actual jefe es sin duda la que gira en torno a los “papeles de Bárcenas”, es decir las anotaciones muy precisas del ex tesorero sobre una contabilidad oculta en el partido, una pieza separada que aún no ha sido juzgada.

Mariano Rajoy no ha sido acusado de ningún delito en estas causas pero la acumulación de imputaciones de personas vinculadas a su partido, especialmente en Madrid y Valencia, bastiones del PP durante décadas, han llevado a sus críticos a acusarle de haber cerrado demasiado los ojos.

En todo caso, el jefe del gobierno español seguramente habría preferido evitarse una jornada como la de este miércoles.

Es que además ese mismo día los separatistas que gobiernan Cataluña planean justamente adoptar una reforma parlamentaria que hará posible la adopción simplificada de una ley de convocatoria de un referéndum secesionista, otro desafió a su poder.


¡Comparte!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

También te podría gustar...