Guanarito, escenario de mala suerte

¡Comparte!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

YORMAN TOVAR.-

Este pueblo mío, próximo a cumplir 250 años de fundado, cantera del desarrollo agropecuario; emporio maderero y pesquero en tiempos otrora-entre tantos privilegios naturales- tuvo el 5 de julio de 1811 la casual oportunidad de inscribirse, con letras de filigrana, en los anales de la historia, cuando fue designado por ese antiguo cantón de la provincia de Barinas el Dr. José Luis Cabrera como diputado, voz que abrió el debate de aquel Congreso Constituyente para firmar el Acta de la Declaración de la Independencia, planteada el 19 de abril de 1810. La historia posterior fue triste: pueblo de aborígenes abandonados a la buena de Dios; después escenario protagónico de la aniquiladora Guerra Federal, incendiado y arrasado varias veces por la falange zamorana al mando del Indio Sulbarán y de los crímenes despiadados de Martin Espinoza (ambos guanariteños), cáfila de esbirros, semejante a “La Legión Infernal” de Boves. No obstante mi pueblo siente el orgullo de haber ingresado a la celebridad histórica con Cabrera (aunque diputado a dedo por la Junta Patriótica), y aun así con la Federación.

En la primera parte del siglo XX, los andinos en el poder, fue víctima de la hematuria, cólera morbo, buba, fiebre tifoidea, paludismo, tuberculosis, pandemias tan criminales como los jefes civiles. En tiempos de la democracia representativa de 40 años no fue mucho su avance, pero logró igual que Turén, erigirse como productora del pan cotidiano de Venezuela. Pero como “de todo hay en la viña del Señor” tampoco escapó del flagelo de la corrupción y de tantos vicios que, por cierto, dieron origen a expresiones folklóricas como los pasquines de denuncias y agravios contra los supuestos protagonistas del dolo público. Panfletos firmados con grotescos pseudónimos como “El coplero desconocido”, “El Loco Gerán”, “Watuzi Lamas Turbay”, “Juancho Rito Blanco”, “Zoila Bacca de Valera”, “El Coyote Cojo” y “Zacarías Pirela” –entre otros-. Cómo olvidar que por culpa de los versos de “El coplero desconocido” hubo una ola de detenciones contra sospechosos como Grossman Parra, Pedro Yúnez, Héctor García el “Cabeza e borra”, José Rafael Oropeza, Valmore Betancourt, Arcángel Rivas, pero el que pagó el pato fue Rafael “Papelane” Parra, supuestamente delatado por un compañero. Estos detalles menudos forman parte hoy de la historia de un pueblo “que se negó a morir”

Llegó el siglo XXI y con él la instauración de un nuevo régimen, amparado –después de una Asamblea Constituyente- por “La mejor Constitución del mundo” (palabras de su promotor). El caudillismo local anterior fue suplantado por el nuevo liderazgo, con un nuevo alcalde (disidente de AD), que desembocó en fracaso. Luego de éste adeco rebelde vino otro igual: sindicalista adeco que presidió la Cámara de Comercio, luego por el chavismo resultó ser el nuevo alcalde y lo hizo peor que su antecesor. De nuevo hubo elecciones y volvió a ganar el chavismo con un candidato que había sido ficha juvenil de COPEI y de AD, por cierto, sacó una exagerada votación. Este también naufragó y se ahogó en corrupción, pagando su error con cautiverio. Este hecho doloso en nada afectó al PSUV para arrasar nuevamente con un muchacho desconocido que resultó –presuntamente- ser tan corrupto como el anterior, pero mucho más holgazán que todos juntos. Así la oposición, fue derrotada cuatro veces con un candidato tradicional, un veterano líder de altos quilates y mil batallas ganadas en sus tiempos dorados.

Hoy, Maduro, (émulo de Mussolini) acorralado por la crisis que él mismo generó, se propone borrar de un plumazo “La mejor Constitución del mundo”, pidiendo que votemos por una “Asamblea Constituyente Comunal” donde él y sus secuaces cobran y se dan el vuelto, proponiendo como candidatos a la misma cofradía de individuos maulas que han acabado con el país. Otra vez Guanarito juega con fichas de mala suerte: cinco candidatos grises, carentes de toda capacidad para aportar ideas de naturaleza constitucional. No voy a mencionarlos para no herir susceptibilidades. Este quinteto, lo encabeza Alí Rodríguez, el segundo alcalde electo de la revolución, nulo de toda nulidad para en tiempos de bonanza… ¿Qué podrá ofrecerle a Guanarito este abanderado del fracaso? ¡Miren hacia donde vamos! De José Luis Cabrera a este quinteto mediocre. Como dijera el poeta Valera Mora en uno de sus panfletos: “A mí que me perdonen las feas, pero la belleza es indispensable”. Otra vez la mala suerte cierne sobre mi pueblo. elmayortrovon@hotmail.com, jinetetovar@gmail.com

 


¡Comparte!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

También te podría gustar...