qué harán ahora

¡Comparte!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

HUGO CABEZAS/

Siempre se ha dicho que en política la derrota es huérfana. La reciente derrota de la violencia terrorista auspiciada por la MUD, no ha sido asumida por ninguno de los dirigentes de esa agrupación de derecha.

Ello, no hace más que demostrar el alto grado de irresponsabilidad que caracteriza a dicho sector.

Al descubierto quedó, sin dejar ninguna duda, que lo que decíamos de ella acerca de su probidad política, era totalmente cierto.

En repetidas oportunidades definimos a este oposicionismo golpista y guarimbero, agrupado en la MUD, como un movimiento que no tiene otro objetivo que hacerse del poder. No importándoles cómo. Que sus dirigentes cada día demostraban que lo que los guiaba era el odio y el desprecio al pueblo. Que éstos eran dirigentes producto del marketing y no de las luchas sociales. Pero, sobre todo, como se recordará afirmamos que carecían de un proyecto político de país.

El tiempo nos ha dado la razón. Como en las asonadas guarimberas anteriores, en esta reedición cargada de mayor fascismo, también fueron derrotados.

Por eso, una pregunta clave es: ¿Qué harán ahora?

Nunca en la historia republicana de nuestro país, se habían puesto en práctica acciones tan violentas e inhumanas como las que la MUD puso en práctica, con sus guarimbas. No recuerda nuestra historia que a alguien porque fuese contrario político se le prendiera candela. Ni en los tiempos de la colonia la inquisición uso este método para castigar a los herejes. Dicho de manera resumida, porque duele recordarlo, acciones más dantescas que las usadas, por la MUD en sus guarimbas de este año, resultaban inimaginables.

Afortunadamente, como todo movimiento que carece de principios éticos, y sustenta su acción en la violencia y tiene en el odio su combustible innato, tiene “patas cortas”. Por eso, la MUD ha hecho aguas. Naufraga en alta mar, y sus dirigentes quieren rearmar su embarcación utilizando los escombros que les dejó la embestida de la naturaleza. Tiraron por la borda el efímero capital político obtenido en el 2015 y, como ocurre siempre en estos casos, ahora comienzan a culparse unos a otros. Ninguno asume su responsabilidad. Por eso cada vez son menos.

De allí la pertinencia de preguntarse: ¿Qué harán ahora?

Amargas:

1) Lo último que puede perder el ser humano es su dignidad. A la Fiscal nadie le está pidiendo que siga abrazando los caminos de la revolución. Saltar la talanquera fue su decisión, su más “sabia decisión”. Lo que se le exige es que cumpla su rol de garante de la seguridad pública, con imparcialidad y sindéresis. No es posible que, ante el asesinato de 112 compatriotas por los guarimberos, ahora se haga de la “vista gorda”. Más grave aún, para nadie es un secreto que Freddy Guevara, dirigente de Voluntad Popular, se erigió en jefe supremo de las guarimbas, en otras palabras, responsable directo de la violencia terrorista vivida, y, Doña Luisa, en un gesto que la describe, con inusitada emoción en su comparecencia ante la ilegal Asamblea Nacional, se abalanza hacia él para decirle: eres mi héroe.

2) Que harán ahora, los dirigentes de la guarimba, los dirigentes del odio y la violencia con la decisión del máximo tribunal de la Republica (TSJ), de otorgarle el beneficio de casa por cárcel al dirigente Leopoldo López? ¿La desconoceran? ¿La rechazaran? Imagino que al ser el TSJ un poder “ilegal”, quemarán unos cuantos venezolanos para exigir su anulación. Supongo que Don Luis Almagro convocará a la OEA, para pedir que lo devuelvan a Ramo Verde. De este desquiciado oposicionismo podemos esperar cualquier locura.

Dulces:

1) El Plan Chamba Juvenil, se consolida a paso de vencedores. Los 300 mil inscritos, a la fecha, así lo evidencian. Viva la Juventud venezolana, divino tesoro.

2) La convocatoria de la Asamblea Nacional Constituyente marcha viento en popa. Ya “calentó” como se dice en el argot electoral. Los venezolanos y las venezolanas, hemos entendido que es el único camino que tenemos para derrotar el odio y la violencia terrorista y, con ella alcanzar la paz.

@HugoCabezas78


¡Comparte!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

También te podría gustar...