efecto de la producción y productividad agropecuaria sobre la inflación (II)

¡Comparte!
  • 8
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

POR: ANTONIA MUÑOZ

Aunque no es fácil conseguir suficiente información en relación al peso del sector agropecuario sobre el Producto Interno Bruto, para nuestro análisis usaremos una información suministrada a Telesur por el economista Tony Boza. Boza informa que: En el marco de la producción no petrolera, LA AGRICULTURA, GANADERÍA Y  PESCA representa el 6,4% del total. Estas cifras parecen proceder del Banco Central de Venezuela (BCV) que reporta 6,2%. Este valor está muy por debajo de lo necesario para satisfacer la demanda de la población venezolana. Por lo tanto, estamos lejos de la deseable SOBERANÍA AGROLIMENTARIA y, en consecuencia, debemos recurrir a los dólares aportados principalmente por PDVSA para importar todos los alimentos que necesitamos adquirir para lograr la SEGURIDAD AGROALIMENTARIA. En consecuencia, el objetivo debe ser aumentar la producción total de alimentos, principalmente a través del aumento de la productividad, que no es otra cosa que a través del aumento de la eficiencia.

 

Siendo que después de la necesidad fisiológica de respirar, en orden de importancia le sigue la necesidad fisiológica de comer, la cual apremia unas tres veces al día, sobran las razones para que una de las prioridades de la ANC sea la producción eficiente de alimentos. Este artículo intenta repasar una vez más algunas medidas prácticas para aumentar de forma permanente la eficiencia en la producción de alimentos en el país. Partamos de que no tenemos restricciones insalvables para la producción de alimentos en término de suelo, agua, temperaturas extremas, plagas o recursos humanos. Tampoco los recursos financieros disponibles han sido una limitación, aunque la inversión en el sector si pudo haber sido insuficiente.

 

Sin embargo, el mayor problema con relación a los recursos asignados al sector se explican en un artículo publicado en el 2014 y que titulamos: CRÉDITOS AGROPECUARIOS: SOS. Realmente, en la mayoría de los casos los créditos son aprobados y liquidados con atraso, por lo que ya se comienza con mal pie. Si un productor piensa sembrar maíz dependiendo de un crédito del Estado, hasta tanto éste no es aprobado, la incertidumbre lo frena para buscar presupuesto para las diferentes labores que implica la siembra. Aunque parezca muy sencilla la recomendación, mucho podría lograrse en términos de eficiencia si se cumpliera con la recomendación de que los créditos agropecuarios otorgados sean SUFICIENTE en cantidad para cumplir con todas las labores de la siembra, desde la preparación de tierra hasta la cosecha. También los créditos tienen que ser aprobados en forma OPORTUNA. Volviendo al caso del maíz, si en los estados llaneros el maíz se siembra a entradas de agua (Antes en mayo y ahora en abril) para el mes de febrero, máximo marzo, los créditos deben  estar aprobados. La recomendación que más se incumple es la SUPERVISIÓN de los créditos. La falta de seguimiento y control, que además de realizarla los organismos crediticios, bien podrían apoyarlos los extensionistas, que aportarían  apoyo técnico y socio político. Es difícil comprender por qué se insiste en repetir una y otra vez los mismos errores.

 

Es obvio que los insumos agropecuarios necesarios para una producción eficiente deben estar accesibles a los productores en cantidad SUFICIENTE, OPORTUNA y SUPERVISADA. Quienes están relacionados con el sector agropecuario y quienes están informados e informadas, deben haber leído y oído a los cañicultores quejándose porque a la entrada de lluvia (abril- mayo) no pudieron fertilizar adecuadamente sus cultivos para que pudieran producir el rendimiento necesario para ser cosechados en diciembre de este mismo año. Consecuencia: la producción de azúcar en la zafra diciembre 2017- abril 2018 será mucho menor. Pudiera entenderse un déficit del fertilizante fórmula completa (NPK) porque es importado y debido a la caída de los precios del petróleo, el Estado pudiera no tener disponibilidad presupuestaria para adquirirlo a tiempo y en cantidad suficiente. Sin embargo ¿Por qué  falla la úrea si ese abono se produce en Morón?

 

Como dato que refuerza la pregunta y la duda anterior, les recuerdo que el martes 18 de noviembre del 2014, en una entrevista televisiva en relación a la inauguración del Complejo Petroquímico en Morón, Yván Gil, para entonces Ministro de Agricultura y Tierra informó que con las obras que se estaban inaugurando el complejo pasaba de 1.700.000 a 2.400.000 toneladas. Además agregó que la agricultura de Venezuela consumía 500.000 toneladas y que quedaría 1.900.000 toneladas para exportar. Si tomamos cualquier otro insumo se pueden hacer consideraciones del mismo tenor. El herbicida que se usa para controlar maleza en el arroz, tiene que aplicarse muy temprano (10-15 días)  porque de lo contrario la competencia por luz y nutrientes es muy fuerte “y la maleza se le va por encima al cereal”. Pues aquí hay dos problemas: el herbicida muchas veces no está disponible a tiempo ni en cantidad suficiente. Otras veces solo lo venden los bachaqueros a precios exorbitantes. Aquí aparece el elemento de la corrupción que hasta ahora sigue en su santo lugar. Si le concedieron a Agropatria el monopolio de la distribución de los insumos agrícolas, ¿No creen Uds. que este organismo debe someterse a una férrea supervisión?  La ANC tiene la última palabra. ¡CHÁVEZ VIVE. LA LUCHA POR LA PATRIA HONESTA, SOBERANA Y JUSTA SIGUE!

Guanare, miércoles 23 de agosto de 2017.

 


¡Comparte!
  • 8
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

También te podría gustar...