Preguntas postfraudulentas

¡Comparte!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

IVÁN COLMENARES.-

Escribir en un domingo como lo calificó alguien, fatídico, con tufillo a fraude constitucional, resulta difícil, pero leer a calificados articulistas y ver que aquel fervor inducido por ese líder mesiánico que cautivó a multitudes, ha desaparecido, devuelve el aliento. El desprecio de este pueblo por el régimen ya no se esconde, porque ya no cree en las soluciones que durante 18 años han anunciado y el kilo de harina de maíz ya lo venden a diez mil bolívares, mientras los hijos de Cilia se gastan en Madrid, en apenas  una semana, lo que cuestan 34 mil bolsas CLAP.

¿Cuánto costó el cierre de campaña del candidato del partido del tránsfuga Ricardo Sánchez en Durigua? ¿Cuántas jeringas para el Casal Ramos se pueden adquirir con lo que costaron esas orquestas que fueron “disfrutadas” por unas 85 personas y sólo funcionarios? Y en total ¿cuánto dinero se gastaron en afiches, sonidos estruendosos, actos fallidos, marchas escuálidas, represión policial, cadenas con montajes de actos sin gente como en la Avenida Bolívar? Sólo en gastos operativos el CNE dilapidó 25 millones de dólares. Y usted pasando roncha por un litro de aceite a 17 mil.

Lo de Papelón fue tendencia nacional, cuando Wilmar Castro fue “cucharoneado” por la boca y a Castañeda le devolvieron un derechazo contundente y las mujeres se le fueron encima. ¿Será verdad que se asustó? Las redes parecen demostrarlo, pero puede ser un poco de agua potable que le cayó encima. Un cinturón negro no se puede permitir esas debilidades.

¿Qué pasa en la capital portugueseña, porque desde el lunes 24 de julio han llegado  helicópteros, jet privados, aviones, avionetas? Ese es territorio chavista. El hotel reconocido por ser del gobierno, el Coromoto, está abarrotado de gente extraña a la ciudad. La gente se pregunta que estarán tramando los rojos, rojitos. ¿Puro conspire?

¿Será verdad que el juez que en Guanare sentenció como terrorista a una muchacha de 16 años, militante de Voluntad Popular, simplemente por cargar una bandera de Venezuela y gritar consignas contra el gobierno se ha ganado el rechazo incluso de sus colegas en los tribunales de la capital? Los epítetos que se escuchan en el Palacio de Justicia son de la peor ralea.

Las fiestas  peculiares se han convertido en la quinta república en un signo de inmoralidad y decadencia. El toñeco de Efrén, un tal López gasta un dineral, sin que pueda justificarse cómo un empleado de la Alcaldía de Páez puede manejar tanto biyuyo. Otro que sigue esa onda es un Acurero, showman de la Alcaldía de Araure que organiza unas bacanales en la casa de gobierno detrás del Velódromo. ¿No recuerdan, aunque no tiene comparación, que así comenzó la caída del imperio romano?

Lo del martes en Guanare, marcha de presentación de candidatos a la fraudulenta prostituyente, fue un estrepitoso fracaso. La arrechera del Comandante Wilmar Castro Soteldo hizo que denigrara de esos revolucionarios que huyen con una agüita y de dirigentes de peso que no acuden a los actos en clara alusión a Antonia Muñoz. Ella, avispaíta como es, utilizó sus programas del jueves para aclarar que tiene seis años que no va a ningún acto, primero porque no la invitan y segundo, porque no le nace, aunque la vieron en el último de Diosdado en Acarigua. ¿A ese comandante no lo bailaron chiquito, porque qué ridículo hizo con los salticos de esa pegajosa canción publicitaria de su Constituyente?

El domingo terminó bien. No pueden esconder el repudio general de un pueblo, ni siquiera con la más feroz represión que ocasionó 12 muertos más por la protesta en Táchira, Mérida, Lara y Sucre. Las cifras que manejan el CNE y las FANB alcanzaban 2.483 mil votantes, apenas un 12.4 por ciento del registro electoral, según informó Nelson Bocaranda. En Portuguesa, según datos extraoficiales del PSUV en el corte de las 3 de la tarde, alcanzaban apenas en el reino rojo la cifra de 70.372 electores, menos de la mitad de lo recogido por la MUD en la consulta del 16 de julio, con apenas 60 centros de recolección. No sé qué cuento podrá inventar la señora Tibisay Lucena para justificar la inconstitucional y fraudulenta elección de la ANC. Lo cierto es que recordé aquel estribillo que siempre nos restregaba el difunto: se volvieron polvo cósmico.


¡Comparte!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

También te podría gustar...