prisioneros del terror

¡Comparte!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

YORMAN TOVAR/

“Me siento como un pájaro con las alas cortadas preso en una jaula con barrotes de hierro”. Es el atípico título de un poemario de Eddy Rafael Pérez (El Tocuyo, 1949). Como ese símil del poeta, amanecimos los venezolanos el 31 de julio. Más del 80% de ciudadanos (pensantes y conscientes), somos hoy víctimas, supeditadas al vaporón en el que nos metió la pírrica minoría de ignorantes e inconscientes que convalidó ese mega-fraude ideado desde Cuba, y perpetrado por la cúpula podrida del PSUV y el corrupto cuarteto de harpías del CNE. “Eso se veía venir”, dicen los neófitos en política. “De todos modos el gobierno lo iba a hacer”, dicen los indiferentes. “Yo en política no me meto, si no trabajo no como”, dicen los chavistas manganzones, hechos los pendejos. “Yo sí voté porque soy chavista hasta que me muera”, dicen los holgazanes que sólo piensan en ellos mismos y en sus estómagos, pero no en el futuro de sus hijos y nietos; y el otro sector, acobardado por las amenazas se queda callado. Culpables por acción. Estos últimos fueron, bajo amenazas, acudieron a convalidar la estafa, acoquinados por los sabuesos de la dictadura con quitarles la pensión, numerosos empleados públicos nuevos, y muchos que temen no consolidar la liquidación laboral y –por ende- la jubilación; y algunos empresarios y productores ambiciosos (pescadores en río revuelto). Reflexiona tú en este momento: si eres de los traidores e irresponsables que convalidaron ese fraude ¿en qué sector te ubicas?.

Gracias a esa minoría que una vez más mordió el anzuelo de la demagogia, amanecimos bajo el terror de un Nerón, amenazando con cárcel a la Fiscal General, a los diputados certificados por voto popular; a los medios de comunicación no sumisos (entre ellos VENEVISION y TELEVEN). Los primeros que probaron “LA PAZ CONSTITUYENTISTA” o la venganza de este fascismo fueron Leopoldo López, devuelto a Ramo Verde, y Antonio Ledezma (sacado en pijamas de su celda-hogar y desaparecido por cuatro días), por un supuesto plan de fuga. De los alcaldes opositores, los que no han sido destituidos arbitrariamente, ahora son perseguidos por las jaurías de Maduro, alegando que éstos no hacen nada para detener manifestaciones. ¿Les pasará lo mismo a los alcaldes del PSUV que pueden contener la ira popular contra el régimen?

Lo cierto es que el fraude está a la vista del mundo. Smarmatic (empresa que ha monitoreó el viciado proceso; negocio donde se lucró el “revolucionario” Jorge Rodríguez en medio de  francachelas con los dueños. Esa compañía afirma que la votación fue adulterada. Por algo lo asevera. La Unión Europea, Donald Trump, el Congreso de EEUU, los países serios de América Latina, cancilleres y diplomacias del mundo, en acuerdo, no reconocerán tal arbitrariedad.

Ese esperpento no podrá alzar vuelo, porque salió de la ñema con plomo en las alas. Los “Constituyentistas” electos sólo son títeres de la perrería salvaje del PSUV: Cilia Flores, Iris Varela, Pedro Carroña, Diosdado Cabello, Soto Rojas y los siniestros hermanos Torrealba de Portuguesa, quienes ya llevan bajo el sobaco de las recetas impuestas por el longevo solterón de Cuba para terminar de aplastar a Venezuela, en nombre de LA PAZ. Ese “sectorialismo” es un circo: ¿Cuáles indígenas? Si de verdad amaran a los indios no hubieran anulado los diputados de Amazonas electos el 2015. ¿Cuáles pescadores, si el gobierno acabó con la pesca marítima y fluvial?, ¿Cuáles obreros, si el “Presidente Obrero” acabó con ese sector?, ¿Cuáles agricultores, si expropiaron las tierras y no hay producción? Sin ánimo de ofender ¿Qué puede aportar un discapacitado o un pensionado, bajo las bribonadas de Cabello y Carreño?

Si a las 5: 30 de la tarde llevaban 2, 4 millones, cómo es que en dos horas, a las 7: 30, cuando cerraron el proceso pudieron arrastrar 6 millones de electores. ¡Claro! Ni siquiera usurpando identidades y votando varias veces, como lo hicieron. Tibisay Lucena pensará que el mundo puede creer que Maduro, en el peor momento de su usurpada presidencia y de la quiebra económica y moral del país, pudo superar a Chávez en la opulencia de la petrochequera. El fascismo madurista y la cofradía militar que medra a la sombra del poder fue derrotado el pasado domingo por la seria disposición abstencionista de más del 80% de pensantes que rechaza al déspota y a esa mojiganga llamada “Constituyente”. El terror se asoma hasta en las redes donde el SEBIN exhorta a los sapos cooperantes a denunciar a quien publique algo contra la situación política del país. Como sentenció Pío Gil en 1914: “En épocas de impunidad, cuando todos los delitos tienen trono en las casas de gobierno, los delincuentes coronados y sus agentes, odiarán a todo el que publique contra ellos un escrito de cargos”. Por eso somos PRISIONEROS DEL TERROR.

elmayortrovon@hotmail.com

jinetetovar@gmail.com


¡Comparte!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

También te podría gustar...