Resultados de la constituyente

¡Comparte!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Por: Carmen Pérez Montero

Ya se instaló la Asamblea Nacional Constituyente elegida, increíblemente,  por ocho millones de venezolanos que manifestaron su esperanza en ese nuevo engaño electoral.

A partir del primero de agosto, menos mal que no  fue lunes, porque según la oralidad popular “el primer lunes de agosto tiene una hora mala”, porque de acuerdo a los dichos transmitidos de generación en generación,  fue la hora en que Caín mató a Abel; pero esta sorpresa fue día martes, cuando se abarrotaron los anaqueles de todos los abastos y supermercados con todos los productos de primera necesidad.

El oficialismo sostenía que no había comida porque la oposición tenía esos productos secuestrados y escondidos; pero se desconoce  bajo qué pacto los consiguieron porque aparecieron todos; pero a precio full. El costo se elevó hasta un 600%, caso específico el arroz blanco y muchos otros productos de la cesta básica.

La Asamblea Nacional Constituyente se ha hecho sentir: Las colas para adquirir el gas son descomunales y los revendedores siguen “a tres por locha”, haciendo su agosto.

En los barrios populares y en las urbanizaciones hacen censos y más censos y si son 120 solicitudes de bombonas grandes,  el camión trae 15 o 20 y los usuarios se pelean entre sí para lograr obtener la bombona y solventar su situación y no seguir como en los años 40 y 50, en la ruralidad, buscando leña, perdiendo la vista y ganando afecciones bronquiales, para poder cocinar lo poco que se consigue, no para alimentarse, sino para “matar el hambre”, sometiendo al pueblo a la incongruencia de que a veces hay plata, pero no hay el producto y cuando hay el producto entonces no hay plata.

La GNB  y la PNB, no han cambiado nada, siguen “con el moño suelto” ofendiendo y maltratando a los ciudadanos y haciendo de todo, menos garantizando la protección de los venezolanos que es su obligación.

Las colas de la gasolina están a la orden del día, no hay repuestos para los vehículos, ni cauchos, pues los que se consiguen están a precios inalcanzables y de paso chinos.

Acarigua y Araure, las ciudades gemelas,  están hundidas entre la basura y los malos olores que se propagan por doquier.  El casco central de Araure, la ciudad histórica, rodeado de aguas negras, con calles y aceras intransitables.

Los hospitales sin medicinas, sin médicos especialistas, sin comida para sustentar a los enfermos hospitalizados… igualiiito a como estaban antes de la instalación de la ANC.

Y no crean, amigos lectores, que no entiendo que es muy corto el tiempo para ver los resultados; pero como el lavado cerebral realizado a los chavistas-maduristas fue que una vez instalada la ANC Venezuela se iba a convertir, “como por arte de magia”  en una “tacita de plata”: Comida abundante y barata, medicamentos para todas las enfermedades, calles asfaltadas, aceras remendadas, huecos tapados, basura recogida y desaparecida, servicios públicos al día, gas, gasolina, agua potable al alcance de la mano y sin colas y lo más importante, la recuperación de la paz de la república con cero ladrones, abusadores, asesinos, mafiosos, bachaqueros y estafadores.

¡Qué bella Venezuela!… ¡ Qué hermoso sueño !…

¡ Siiiiii Luuuuiiisss !

“Pónganse a creer que se van a volver creyones”.

carpm44 @ gmail.com


¡Comparte!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

También te podría gustar...