Ganó el chavismo amarillo

¡Comparte!
  •  
  • 3
  •  
  •  
  •  
  •  

IVÁN COLMENARES.-

La arrogancia, la prepotencia y el camión de billete ganaron el domingo en las primarias de la “unidad” democrática de Portuguesa. El triunfo de una diputada electa para el show, para llamar la atención, para gritar y para humillar, es el triunfo de una corriente política que se instaló en Venezuela en los últimos 18 años pisoteando la disidencia, elevando a la enésima potencia la exclusión y el desprecio.

En un universo de escasos 21 mil votos, cuando el coordinador de la junta electoral regional anunció la rocambolesca cifra de 70 mil participantes, por cierto, coordinador de la junta, jefe de campaña y secretario de organización del partido de la candidata ganadora, la abogada se impuso por una diferencia de tres mil votos por encima del Alcalde de San Rafael de Onoto, quien también dispuso de una enorme cantidad de dinero en los últimos 18 meses.

Una campaña que unió a lo peorcito de la política regional a su alrededor, pero bueno al igual que el panorama nacional, triunfaron los mismos métodos, mucha maña vieja en cara nueva, bueno, relativamente. Ya conocerán el talante autoritario de esa cara bonita, ya verán en acción, como lo han sentido mucho de los dirigentes de su propio partido, al que llegó después de ser leopoldista y hacerle carantoñas a Acción Democrática, el desprecio de la candidata de la “unidad “, en primer lugar a quienes derrotó si eso se puede llamar victoria, y en segundo lugar, a los que ella juró aplastar desde el mismo momento de su proclamación como diputada a la Asamblea Nacional, por cierto, sin una figuración importante, sin una denuncia grave, sin un llamado de atención para los graves problemas de Portuguesa, pero sí para la histeria y la pantallería.

Apoyé a Mara, primero porque la conozco desde niña y he visto su crecimiento profesional, humano y político. He tenido muchas diferencias con ella, pero siempre en el plano del oficio. Pero sé que tiene un corazón amplio donde no hay resentimiento ni odio. Y tiene una enorme capacidad de trabajo y de resistir los embates. Por eso calza en la horma del liderazgo de su jefe Leopoldo López. Sabíamos los riesgos que se asumían y con toda franqueza, entramos a su escasa campaña de quince días, después de tormentosas horas, que por razones de acuerdo nacional, tomó el toro por los cachos sin haberle pasado nunca por la mente, ser abanderada de su organización para las primarias.

Otro gran perdedor fue el partido blanco, dirigencia que se jactaba de su disciplina, de coger línea, pero se quedaron sin el chivo y sin el mecate, por falta de decisión y porque más le importa la plata, aunque en el país AD fue el gran ganador de esa alianza. Sus jefes regionales, miembros del CES y algunos secretarios municipales, entre otros, iban a los actos de Mara, pero seguían mandando a votar por Miranda. Los que se quedaron con el Alcalde, tomaron una decisión, irrespetando a su partido, pero no se rajaron. Sin embargo, la tolda blanca tiene gente de valía que se comprometió y luchó por la victoria, haciendo lo que podían hacer en apenas horas, pero cumplió con su militancia y su responsabilidad. Y a gente respetable, dirigente y militante, de Voluntad Popular, también se les olvidó el drama país, para pasar facturas.

Por mi parte, ni suerte les deseo. De verdad que Portuguesa tiene mala leche. Nuestra gente no se merece escoger entre esos dos especímenes. No se sabe quién es peor, si el chavista rojo o la chavista amarilla.


¡Comparte!
  •  
  • 3
  •  
  •  
  •  
  •  

También te podría gustar...