La tranquila vida del capo italiano detenido en Uruguay

¡Comparte!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

MontevideoUruguay.-

El capo italiano Rocco Morabito, uno de los 10 más buscados del mundo, detenido el sábado en Uruguay, logró esquivar a las autoridades desde 1994 manteniendo una tranquila vida familiar en el turístico balneario de Punta del Este.

Morabito, detenido en un céntrico hotel de Montevideo, había conseguido la residencia en Uruguay luego de ingresar al país en 2004 con documentos falsos.

De acuerdo con su abogado, Alejandro Balbi, Morabito, de 50 años, fue al hotel porque había peleado con su esposa, Paula Maria De Oliveira Correia, y buscaba alojamiento en la capital uruguaya.

El registro de hospedaje habría sido una pista determinante para su localización y arresto, según medios locales.

Hasta su reciente separación, Morabito había vivido a una hora y media de Montevideo con su esposa, una angoleña-portuguesa, y con la hija de ambos, que en febrero pasado celebró sus 15 años en un lujoso salón de fiestas de Punta del Este.

Bajo perfil

Julio Sena, director General de Crimen Organizado e Interpol de Uruguay, dijo que Morabito es acusado en su país de pertenecer a una organización dedicada al tráfico internacional de drogas.

El ministerio de Justicia italiano indicó que los documentos están siendo traducidos para enviar en breve el pedido de extradición.

Por ahora, está detenido en una cárcel de Montevideo, acusado de falsificación de documentos de identidad.

El capo vivía en Uruguay bajo el nombre falso de Francisco Antonio Capeletto Souza. Desde junio, rentaba una cómoda casa en Punta del Este, según indicó a la AFP el propietario del inmueble Daniel Puig.

La casa tiene un amplio jardín con piscina y una elegante sala de estar al aire libre, de acuerdo con fotos difundidas por el ministerio.

Puig, un corredor de bienes raíces, conoció a Morabito hace tres años, cuando le vendió una propiedad rural de 600 hectáreas con una vivienda estilo toscano de 2.000 metros cuadrados, a 40 km de Punta del Este. La familia habría residido ahí hasta el año pasado.

Las autoridades informaron que el narcotraficante se dedicaba en Uruguay a la producción agropecuaria y que hacía poco había vendido una propiedad, que le había dejado un buen monto en dólares para subsistir.

Al momento de su arresto, llevaba consigo 13 teléfonos celulares, varias fotos carné, una pistola automática 9 milímetros, más de 20 chips y una importante cantidad de dinero.

Puig y otros vecinos de Punta del Este se mostraron sorprendidos al enterarse de la verdadera identidad del capo.

“No es del tipo narcotraficante, de restaurantes, autos lujosos. Era de un perfil bajo”, sostuvo Puig, y agregó que Morabito “andaba en un auto chino súper modesto”, que era una “buena persona” y vivía para su hija.

Derroche de glamour

Pero si el capo era discreto, su esposa, en cambio, solía hablar de la vida de lujos que habían tenido y se refería a su esposo como un hombre de negocios.

De acuerdo con un hombre que trabajó para la familia, Oliveira era una gran compradora de obras de arte y la finca estaba llena de cuadros, vajillas y objetos caros.

“A él (Morabito) le gustaba cocinar. La cocina estaba llena de especias”, indicó el hombre que pidió el anonimato.

Ella es una “señora elegante, parecía de la nobleza, derrochaba glamour con poco, no era nueva rica. Y de él no hablaba”, sostuvo otra vecina.

Rey milanés de la cocaína

Rocco Morabito se esfumó en 1994 de Milán, donde llegó a ser conocido como el “rey de la cocaína”.

Allí había arribado con 25 años, proveniente de su pueblo natal de Africo, en Calabria, el “bastión de la ‘Ndrangheta”, la organización criminal equivalente a la mafia.

Los Morabito son una de las familias más antiguas de la ‘Ndrangheta.

Apodado como “u Tamunga”, en alusión a un vehículo militar todo terreno alemán, el Dkw Munga, en Milán el joven Morabito se convirtió en una carismática figura que frecuentaba bares y fiestas, según reportes de la prensa italiana.

Una investigación de las autoridades italianas descubrió que en ese tiempo Morabito, primo de otro jefe de la ‘Ndrangheta, Giuseppe Morabito, entregaba regularmente maletas repletas con millones de liras a narcotraficantes colombianos en una plaza del centro de Milán.

Una fotografía en la que aparece con un abrigo gris, realizando una de las últimas entregas, de 2,9 millones de liras, da cuenta de sus actividades, poco antes de que la policía tratara de arrestarlo el día de su cumpleaños, el 13 de octubre de 1994. El capo, sin embargo, logró escapar.

En 1995 fue condenado en ausencia a 28 años de cárcel por asociación mafiosa y tráfico de drogas, y más tarde la sentencia se amplió a 30 años.


¡Comparte!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

También te podría gustar...