“Una nueva batalla”: los “dreamers” no se dan por vencidos

¡Comparte!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Los AngelesEstados Unidos.-

Justino Mora llegó a Estados Unidos con 11 años: su madre, huyendo de la pobreza y violencia doméstica que la azotaba en México, cruzó la frontera buscando una mejor vida para sus tres hijos.

Mora tiene 28 años y hasta ahora beneficiaba del DACA, el programa que protege de la deportación a unos 800.000 indocumentados llegados a Estados Unidos de niños y que este martes fue rescindido por el presidente Donald Trump.

¿Sorprendido? “En lo más mínimo”, responde el joven politólogo y activista por los derechos de los inmigrantes, que recordó que el actual mandatario accedió al poder con la promesa de deportar a los 11 millones de indocumentados y construir un muro en la frontera con México.

“Pero no podemos darnos por vencidos, este es el inicio de una nueva batalla por nuestros derechos”, lanzó.

El fiscal general Jeff Sessions anunció el fin del plan Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA, por su sigla en inglés), creado por el expresidente Barack Obama en junio de 2012, argumentando que era “inconstitucional” y que le ha quitado trabajo a cientos de miles de estadounidenses.

La administración Trump no cancelará el DACA inmediatamente, sino que dejará que los permisos caduquen en los próximos meses y años, sin renovarlos ni emitir nuevos.

El de Mora es válido hasta octubre de 2018.

Así, a menos que el Congreso apruebe una nueva legislación sobre el tema, los beneficiarios del programa que habían formalizado su situación con DACA volverán a estar ilegalmente en el país.

Obama calificó la decisión de “equivocada” y “cruel”, mientras el gobierno mexicano pidió una “pronta solución” en el Congreso que resuelva la incertidumbre jurídica de los afectados.

Grandes empresas de Silicon Valley, como Apple, Facebook y Google, también condenaron la decisión.

“Soy un ser humano”

“Vergüenza”, “Trump, eres un cobarde”, “Mis sueños no son ilegales”, se leía en algunas pancartas en una pequeña protesta en Los Ángeles. California es el estado con mayor cantidad de beneficiarios de este programa: unos 200.000.

“Lo que hiciste es inmoral, es una decisión cobarde, irresponsable”, lanzó en un mensaje al mandatario republicano la directora de la Coalición Pro Derechos Humanos del Inmigrante (CHIRLA), Angélica Salas.

“Lo que hiciste hoy fue destruir cientos de miles de vidas, de jóvenes. Te metiste con los más jóvenes de Estados Unidos, los vulnerables, esos que tienen 15 años y ahora no tendrán la oportunidad de estar protegidos”, añadió.

Otra manifestación tuvo lugar frente a la Casa Blanca, en Washington DC.

Allí estaba Greisa Martínez Rosas (28), que llegó con sus papás a los 8 años proveniente de México y hoy es activista de la organización “United We Dream”.

“Soy un ser humano y parte de la sociedad”, indicó. “No nos mandarán de nuevo a las sombras. Resistiremos, somos fuertes”.

También acudieron a la protesta los hermanos Ángel y Jennifer Romero, que fueron traídos de México también de niños.

“Es un gran miedo, la posibilidad de volver a mi país natal (…) no tengo ningún recuerdo de allá”, dijo Ángel.

“Mi futuro es aquí”

Protestas en otras ciudades del país fueron convocadas para este martes.

“El Congreso no tiene otra opción que salvar a nuestros chicos”, indicó Beth Werlin, directora ejecutiva del American Immigration Council, en un comunicado.

Pero Obama firmó este decreto justamente porque el Congreso no había logrado aprobar una norma sobre los inmigrantes ilegales llegados de niños.

“DACA cambió mi vida”, apuntó Martín Batalla Vidal, un “dreamer” de 27 años que llegó de México a los 7 y estudia actualmente enfermería en Nueva York. “Ahora tengo que pensar qué pasará cuando me gradúe. ¿Podré trabajar en mi campo? Estoy impactado, lucharemos y eventualmente ganaremos”.

Iván Ceja, mexicano indocumentado de 26 años y compañero de Mora en la ONG Undocumedia, está claro en que otra vez está en la mira de la deportación.

“Y si ocurre, haría lo que sea para volver, tomaría cualquier riesgo para cruzar la frontera, este es el único país que conozco, mi futuro está aquí y no me voy sin antes luchar”, lanzó este “dreamer” que llegó al país en 1992 con tan solo 9 meses de edad.


¡Comparte!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

También te podría gustar...