celebrado tabaco turenense araureño

¡Comparte!
  • 3
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

WILFREDO BOLÍVAR/

Se debe a los misioneros capuchinos andaluces el cultivo del tabaco en Araure. Durante la Colonia, los principales sembradíos de la villa se asentaban en el fértil valle de la Misión de San Antonio de Jujure de Turén. Junto al cacao y el algodón, antes de 1715 el tabaco de ‘cura seca’ araureño era producto de exportación. Desde 1716 constan relaciones comerciales ilícitas de los tabacaleros araureños con las Antillas holandesas para mercadear el tabaco por vía del contrabando.

Una relación fechada en 1775 precisa que en jurisdicción de la “villa de Araure sus pueblos y llanos” el consumo de tabaco de humo “al respecto de un atado de medio real al día” [22 libras anuales por cabeza] absorbía la producción de 4.019 fanegas de dicha planta. En 1778 el Obispo Mariano Martí refiere que Araure recoge anualmente 1.000 arrobas de tabaco, indicando que “cada carga de tabaco vale diez y seis pesos”. La principal producción venía de San Antonio de Jujure de Turén.

Según Lisandro Alvarado, el tabaco araureño se conocía en el extranjero con el nombre comercial de ‘tabaco jujure’, así como el de Barinas con el de ‘tabaco variná’. En 1764 el viajero comercial José Luis de Cisneros, refiere sobre Araure: “siembran mucho tabaco en un valle que llaman Yugure (sic.)”. “No es muy buena su calidad” precisa el cronista, basado en sus comparaciones con variedades Andinas. En Araure se consumía mucho un tabaco denominado ‘Moo’, semejante al de “cura seca”. Se preparaba extrayendo el jugo de la hoja sometida al fuego y formando un gluten o pasta blanca denominada ‘Moo’, comercializada en Trujillo, El Tocuyo, Barquisimeto, Carora, San Felipe y San Carlos (Juan Andreo García, “La Intendencia en Venezuela: Don Esteban Fernández de León, Intendente de Caracas, 1791-1803”, Murcia-España: 1990, p. 226).

Pero la prosperidad tabacalera amainará en sus diversos centros de producción, cuando la Corona española imponga el monopolio del rubro al dictar el 24 de junio de 1777, una Real Cédula que vino a crear el Estanco del Tabaco en las Provincias de Venezuela, Cumaná, Maracaibo, Guayana e Islas de Trinidad y Margarita. Para el control de la planta, España creó oficinas comerciales en Guanare y villa de Araure, a fin de controlar todas las actividades que implicaban la producción y comercialización del tabaco y sus derivados, como el chimó y el urao.

En Guanare en 1790, uno de los modestos empleados del estanco fue don Juan Victorino Páez, vecino de Araure y padre de José Antonio Páez, mudado con su familia a la villa desde 1787, según censos eclesiásticos. El mismo año era estanquero en Araure don José Francisco Carvajal y en 1791, don Pedro Polanco, a quien se levantó expediente “por varios vicios que se le atribuyeron en el manejo de dicho Estanco” (Boletín AGN, Caracas: 1962, N° 196-207, p. 77.)

Aventajado comerciante tabacalero en Araure, a sus 35 años de edad, fue igualmente el vasco Pedro José de Iribarren, quien se permitía recomendar a la Compañía Guipuzcoana manejos sobre su producción y almacenamiento (Boletín AGN, 1941, N° 105-108, ps. 71-72). Natural de Navarra, en Araure casó con Juana Nicolasa de Unceín, hija del Maestre de Campo don Pedro Ascencio de Unceín, procreando al abogado Juan José Carmelo de Iribarren, Pedro José y “dos hermanitas doncellas”, todos huérfanos antes de 1793, cuando fallezca en la villa araureña “en pobreza de bienes de fortuna” (Héctor García Chuecos, “Los abogados de la colonia”, Caracas: 1958, p. 283).

Después de cincuenta y seis años de asfixiante monopolio, fue el Gral. José Antonio Páez, curiosamente hijo de un estanquero, quien como Presidente de la República elimine el 22 de marzo de 1833, el coercitivo Estanco del Tabaco. Dejó así atrás la humeante planta una historia adversa y diversa que tanta prosperidad dispensó a los productivos y ventajosos valles de la antigua Capitanía General de Venezuela. ¡Vivan como si fueran a morir mañana, pero estudien como si fuesen a vivir siempre!

cronistadearaure@gmail.com.


¡Comparte!
  • 3
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

También te podría gustar...