Desayunar en la calle se ha convertido en todo un lujo

¡Comparte!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

En todo un lujo se ha convertido desayunar en la calle, esto en vista de los altos precios de las empanadas y los pasteles que son los más consumidas por los ciudadanos, que están optando salir desayunados de sus casas y darse ese “gustito” de vez en cuando.

Y es que en un recorrido efectuado por el equipo reporteril de Última Hora por varios establecimiento de venta de empanadas y pasteles de las ciudades hermanas, se pudo constatar que el precio de una empana oscila entre los Bs. 7 mil a Bs. 10 mil bolívares la pequeña; la de pabellón se consigue hasta en Bs 14 mil, mientras que un café grande cuesta Bs 6.500 y una malta Bs. 5 mil

“Antes desayunábamos en la calle unas 3 veces por semana, pero ahora decidimos solo hacerlo los fines de semana, y cuando se puede. En mi familia somos tres personas, es decir, que en un desayuno gastamos casi Bs. 70 mil, es muy costoso y preferimos invertir el dinero en comprar comida y otras necesidades”, dijo Mairen Tomasi, quien se encontraba comprando empanadas.

Por su parte, Henry Vargas,  otro consumidor, aseguró que se ha visto obligado a reducir las comidas en la calles. “Un desayuno te puede costar hasta Bs. 20 mil y los precios suben prácticamente a cada rato”, expresó.

Mario Carucci, encargado de un establecimiento que vende empanadas,  destacó que semanalmente se ven en la obligación de aumentar los precios, ya que los insumos también se los incrementan en la misma medida.

“Estamos comprando los bultos de harina bachaqueada a Bs 250 mil, mientras que la paila de aceite la adquirimos en Bs. 540 mil, si no aumentamos los precios no obtenemos ganancia”, explicó

Resaltó que con el incremento de precios, las ventas si bien no han bajado drásticamente, si se han visto afectadas. Igualmente, dijo que la escasez de efectivo también los ha perjudicado. “Como la gente casi no tiene efectivo, todo el mundo paga con tarjeta. A veces se hacen colas porque el punto no pasa. Hemos optamos porque los clientes cancelen antes de consumir”, expresó.

El dueño de otro establecimiento, que prefirió no ser identificado, dijo que a pesar de los precios, la gente aún acude a desayunar, solo que si antes pedían dos empanadas ahora solo se come una  “La gente está tratando de ahorrar, porque realmente la situación es cada vez más difícil”, expresó.


¡Comparte!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

También te podría gustar...