El odioso juan pendejo (a), el pensionado heróico

¡Comparte!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

ANTONIO RIVERA CHÁVEZ.-

El Pensionado Heroico se encuentra en una celda de castigo luego de una odiosa trayectoria  por mercados y pulperías  en busca de un kilo de pollo a seis bolívares el kilo, soñando con los tiempos del capitalismo productivo y el Bolívar atlético. El reo había sido grabado a su paso por estos establecimientos  y en la celda de castigo le habían colocado  un televisor donde solo se veía  discutiendo, alegando y pidiendo ñapas a la compra de quesos y pan.

Entre los acusadores exhibidos a través de la pantalla sin darle reposo a sus ojos solo como remate se oía y veía detrás de los verdugos como parte de un descanso visual  y auditivo la voz del Comandante Difunto recordándole a todos que, “Ser rico es malo” luego de que tenía la visión de Juan Pendejo (nombre real del aludido) después de ver como un burochorocrata exigía  sin preguntar precio cuarenta y dos kilos de chuletas ahumadas y sesenta de lomitos, y él bajo el trance de la CIA (corriente interna de arrechera) le preguntaba a este millonario comprador :¿Dónde trabajas tú que tienes tanto real? Y este le contestaba yo soy un humilde repartidor de CLAP…¿Y qué? Y él le contestaba tu lo que eres es un choro. Y el revolucionario gritaba: ¡Policía¡¡Policía¡ aquí hay un odioso. y ¡zas¡ le pedían nombre carnet de la patria por violar la Ley de la Paz y el Olvido, además claro está señalarlo en letras rojos como odioso. Así llegó a comprar unas frías para refrescarse  al llegar y pasar la CIA. Pidió cuatro cerbatanas: Son veinte mil le dijo el cervecero y recordó cuando las lisas valían un real y ¡ya¡ le dio la calambrina al cuerpo y otra vez la discutidera  y el viaje al pasado y la comparación, él exponía: Mira la cervecita  era a realito, con dos bolívares, te daban cuatro y si era en una tasca pedías pasapalos gratis…¡Qué vacilón¡. Y por ahí se iba el heroico que encontraba en más de uno apoyo  ante los precios socialistas del Nuevo Amanecer Rojo y otro jala-esféricas que grita: ¡Policía¡ ¡Policía¡ un disidente, ante lo cual el propio agente le decía :Será un odioso, mientras murmuraba este denunciante como que es macho-menos. Acusación va y viene, sumando un expediente de varios miles de páginas.

En un ínterin oyó. ¡arepa¡¡arepa¡ y una correzón. Se regocijó en un triunfo magallanero  por nueve ceros contra el Caracas, y emocionado perdió el sueño y despertó a la realidad cuando  el tumulto vecinal en las calles vecinas a su vivienda se agitaba pidiendo orden en las colas porque había llegado la harina de maíz al abasto y todo el edificio quedaba deshabitado para cumplir la amargura nuestra de cada día. Habitante de las circunstancias y ya sin sueño alguno  el Pensionado aceleró sus pasos para lograr el producto y recordó a Teodoro Petkoff en una charla sobre: El fetichismo de las mercancías  en el mercado capitalista, para ocupar el puesto sesenta y nueve en la fila pensando que era el mejor número para un viejo que prendía empujado. Así pasó catorce horas y siete minutos para llegar a la cueva desde donde una mano sacaba dos unidades. Observó con terror un letrero: NO HAY PUNTO. Reflexionó sobre su efectivo y se dijo: Yo tengo dos mil bolos que son más que suficientes. Casi boqueando llegó al fin y preguntó: ¿A cómo está el producto? Sesenta mil…

¿Cómo? y recibió el ¡Como lo oyes¡. Si no tienes deja pasar el siguiente. En ese preciso instante oyó la voz  de su conocido especulador y Rey del Bachaqueo Coronel Botas Lisas que discutía con la Sargenta Chamizas  sobre si se llevaban siete u ocho pacas. La crisis le llegó con la CIA y le gritó al uniformado. ¿Cuánto ganas tú? para tener tanto real en efectivo piazo e’choro… y como por obra y gracia de Satanás  terminó trepado en una tanqueta donde no había más espacio y por eso lo llevaban guindado en el caucho de respuesto. La novia de Botas Lisas decía a viva voz: ¡Ese señor si es odioso¡ menos mal que ya llega la Ley del Ras con Ras sin hablar,  o sea la del odio comprimido  para que nos dejen vivir en paz. ¡Zape gato¡ con esos viejos que no quieren que uno se alimente.

Así con el colorin colorado el primer condenado por Odio y crímenes de lesa humanidad será el Pensionado Heroico porque al joven Guevara lo agarrarán si el socialismo de comiquitas llega a Chile, pero aquí quien va pa’l pote es el pendejo. profetanoskagamus@yahoo.com guaripeterojo@outlook.com


¡Comparte!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

También te podría gustar...