La PrEP se abre camino como tratamiento preventivo del sida

¡Comparte!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

ParísFrancia.-

“Es mágico. Cada vez que me tomo una pastilla, pienso en quienes no tuvieron esa suerte”, afirma François, que sigue la PrEP, un tratamiento preventivo contra el virus del sida.

“Todavía no tenemos una vacuna contra el sida, pero la PrEP es un nuevo método eficaz de prevención, que se añade al preservativo”, explica a la AFP el especialista francés Jean-Michel Molina, con motivo este viernes del Día Internacional de Lucha contra el Sida.

“Además de su beneficio individual, que ya está establecido, hay que determinar si puede haber un beneficio colectivo, con una bajada del número de nuevos casos de infección”, agrega.

El principio de la PrEp (Profilaxis preexposición) es simple: la persona seronegativa toma un medicamento destinado a los seropositivos, el Truvada, que combina dos antirretrovirales.

Estados Unidos fue el primer país en autorizar este tratamiento preventivo en 2012. Le siguió Francia en 2015 -con aplicación en 2016-, y después Sudáfrica, Canadá, Kenia, Brasil, Tailandia, Australia, Bélgica y Escocia, entre otros.

La PrEP se dirige principalmente a los grupos de “riesgo” y está recomendada especialmente por la Organización Mundial de la Salud (OMS) a los hombres homosexuales y las personas prostituidas.

‘Cinturón y airbag’

En Francia, el primer país donde la seguridad social lo reembolsa al 100%, el tratamiento concierne a entre 5.000 y 10.000 personas, según el profesor Molina.

Sus efectos sobre la epidemia todavía no se notan: en 2016, hubo 6.000 nuevas infecciones, una cifra estable desde hace una década.

“El número de personas que iniciaron una PrEP en 2006 (unas 3.000) es sin duda todavía demasiado pequeño para tener un impacto”, analiza la agencia de Salud Pública de Francia.

La PrEP puede tomarse de forma continua -un comprimido al día-, o a la “demanda”, antes o después de una relación sexual, siguiendo un protocolo preciso que debe ser escrupulosamente respetado para ser eficaz.

François, un homosexual parisino de 55 años, sigue la PrEP de forma continuada desde hace un año y medio: “La espada de Damocles desapareció. Si un día te olvidas el preservativo o se rompe, ya no te invade el miedo”.

La PrEP está acompañada de un seguimiento riguroso. Los pacientes deben hacerse pruebas cada tres meses, para detectar igualmente posibles Infecciones de Transmisión Sexual (ITS), de las que este tratamiento no protege.

El método también tiene detractores, al estimar que favorece los comportamientos de riesgo porque puede incitar a abandonar el preservativo.

“Es importante protegerse contra las otras ITS con el preservativo. Es como un auto: lo mejor es utilizar a la vez el cinturón y el airbag”, subraya el profesor Molina.

François asegura que utiliza el preservativo “con desconocidos”, pero que prescinde de este con sus parejas asiduas. “Quienes no lo emplean nunca son gente un poco loca, que tampoco lo utilizaban incluso antes de la PrEP”, afirma.

Genéricos

Otro argumento de los anti-PrEP se basa en interpretar que de esta forma la seguridad social financia el disfrute sexual de quienes la toman.

“Un médico no debe juzgar moralmente a sus pacientes, sino preservar su salud”, defiende el profesor Molina. A largo plazo, la PrEP cuesta menos a la colectividad que las infecciones, que necesitan una triterapia de por vida, insiste.

La patente europea de Truvada, del laboratorio estadounidense Gilead, expiró en julio por lo que los genéricos ya están disponibles. En Francia, esto ha permitido reducir el precio del tratamiento de casi 500 a 180 euros (600 y 214 dólares) mensuales para una toma continua.

En algunos países en los que la PrEP no es reembolsada, como en Alemania, el interesado puede obtener una receta médica y pagarla de su bolsillo. En Inglaterra, las autoridades sanitarias tienen previsto reclutar a 10.000 participantes para un estudio de tres años.

Molina recuerda empero que la lucha contra el sida necesita tres flancos: “un tratamiento rápido para las personas infectadas, una detección más frecuente de las personas de riesgo y un refuerzo de la prevención, vía la PrEP y el preservativo”.


¡Comparte!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

También te podría gustar...