Segunda ola de confesiones de Odebrecht moja de rey a paje en Perú

¡Comparte!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

LimaPerú.-

La primera ola ahogó a dos exgobernantes. La segunda salpica ahora a otro exmandatario, a una líder opositora y moja los pies del presidente Pedro Pablo Kuczynski. Las nuevas confesiones de Marcelo Odebrecht sobre entrega de dinero a políticos en Perú pueden causar desde resfriado a pulmonía.

El último jueves, fiscales peruanos llegaron hasta Curitiba, Brasil, para someter a un segundo interrogatorio al preso exdirector ejecutivo de la constructora brasileña, aquel que ha admitido pago de sobornos a políticos y financiamiento de campañas electorales a cambio de obras públicas en diversos países de América Latina.

Sus confesiones, filtradas recientemente por la prensa peruana, han puesto en aprietos a la poderosa líder de oposición Keiko Fujimori, al expresidente Alan García y a Kuczynski.

Las primeras confesiones de la empresa a inicios de año ya mandaron a prisión preventiva al expresidente Ollanta Humala, por supuestamente recibir 3 millones de dólares para su campaña.

En tanto, pesa una orden de extradición contra el expresidente Alejandro Toledo, por presuntamente aceptar el pago de 20 millones de dólares a cambio de otorgar la construcción de la carretera interoceánica, que une Perú con Brasil.

“Toda esta información viene de fuera y los políticos peruanos no la pueden controlar. No es fácil burlarse permanentemente de la justicia. Las élites políticas peruanas están embarradas y Odebrecht está mostrando lo que los peruanos sospechamos”, dijo a la AFP el gerente general de la consultora Vox Populi, Luis Benavente.

Odebrecht reconoce que pagó 29 millones de dólares en sobornos en Perú del 2005 al 2014, durante los gobiernos de Toledo, García y Humala, como parte del escándalo “Lava Jato”.

Aumentar Keiko para 500

Según una publicación del portal de investigación IDL Reporteros, Marcelo Odebrecht reconoció haber aportado en 2011 a la campaña presidencial de Keiko Fujimori, hija del expresidente Alberto Fujimori, preso por crímenes de corrupción y lesa humanidad.

Él aseguro que la frase “aumentar a Keiko para 500” que se encontró en su agenda de celular se refiere a la entrega de 500.000 dólares, posteriores a otros montos ya pagados.

Aunque dijo que no conocía a Fujimori, explicó que los detalles del pago los maneja el exrepresentante de Odebrecht en Perú, Jorge Barata, hoy en Brasil. La semana pasada, cuando el diario El Comercio adelantó esta información, Fujimori negó los hechos.

“Claro está que no conozco al señor Odebrecht. Claro está que no ha financiado nuestras campañas y que nunca se ha reunido conmigo”, aseguró Fujimori en redes sociales.

En medio de las investigaciones a la que es sometida Fujimori en el Ministerio Público, su partido Fuerza Popular, con mayoría en el Congreso, ha pedido la destitución del Fiscal general, por incumplimiento de funciones.

Para el fujimorismo, el jefe de la Fiscalía no está investigando a las empresas peruanas que trabajaron en consorcio con Odebrecht. Para el oficialismo, en cambio, Fujimori quiere obstaculizar las investigaciones.

Kuczynski consultor

Otro aludido fue el actual presidente. Según el testimonio del brasileño citado por IDL Reporteros, cuando Kuczynski era primer ministro de Toledo fue “una piedra en el zapato” para el proyecto de la interoceánica (por el que Toledo habría recibido un soborno).

Pero cuando dejó el cargo, tiempo después, dice Marcelo Odebrecht, lo contrataron para una consultoría “para curar heridas”. Los detalles los tiene Jorge Barata.

Kuczynski fue candidato presidencial en 2011, y estuvo a punto de pasar al balotaje. Según Odebrecht, “si ha estado en los primeros puestos, tengo la certeza que sí” lo apoyaron económicamente.

“Yo nunca he recibido aporte alguno de Odebrecht para mis campañas electorales del 2011 y 2016. Tampoco he tenido vínculo profesional con Odebrecht”, escribió Kuczynski en Twitter.

Kuczynski ya había negado antes vínculos con la constructora en una carta enviada a una comisión investigadora del Congreso. De acuerdo con el jefe del Poder Judicial, Duberlí Rodríguez, una declaración falsa ante una Comisión del Congreso se puede considerar delito.

Las siglas AG

Odebrecht admitió también que la sigla AG que escribió más de treinta veces en sus agendas, alude solo en una ocasión al expresidente Alan García, pero sólo porque éste les pidió que participaran en Perú. Pero aseguró que es Barata quien debe contestar si éste recibió sobornos.

La constructora reconoció que el expresidente García fue contratado para una charla con empresarios, algo que éste admite: fue ante la Federación Industrial de Sao Paulo y declaró debidamente los ingresos.

“Otros se venden. Yo no. Confirmado, tal como dije. Ninguna sigla ‘AG’ de la agenda Odebrecht menciona pago de coima o sobornos. Compruébelo Usted mismo”, escribió García en redes sociales.


¡Comparte!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

También te podría gustar...