Elección presidencial para tontos

¡Comparte!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

LEANDRO RODRÍGUEZ.-

La política es coherencia, sin ella se ara en el mar, los resultados siempre serán adversos. Lo que ocurre en Venezuela es producto de falta de coherencia en ambos sectores políticos; sin embargo, el gobierno parece tener un poco más clara su intención de consolidar su tiranía comunistoide. Tiene a su favor la institucionalización de la violencia, del lado opositor la brújula está totalmente desorientada.

El chavismo, kakistocrático desde sus orígenes, siempre ha confundido economía con capitalismo, por eso hace bandera el “Plan de la Patria” que no es más que la consolidación de la petróleo-dependencia, del centralismo, del abandono del aparato productivo privado, entre otras grandes patologías económicas, políticas y sociales responsables de esta Venezuela de vergonzante decadencia. Asombrosamente, Maduro ha dicho de cara a las presidenciales 2018 que continuará con la aplicación de ese Plan, de hecho, lo profundizará… es pedirle a los venezolanos voten por mayor inflación, escasez, inseguridad, servicios públicos inservibles, ser alimentado por cajitas de comida y un apesadumbrado etcétera.

Del lado de la dirigencia opositora no hay claridad en los pasos que se están dando, hay temor certero que se haya apartado la vista a la “Asamblea Nacional Constituyente”, a la importancia de desmontarla, pues con ella nada de lo que hagan gobernantes ajenos al Psuv (incluido un eventual presidente) tendrá validez, la ANC los pisotea, lo continuará haciendo al margen de la constitución y la legitimidad.

¡Allí está el detalle! El presunto “diálogo” parece estar dirigido a mendigar condiciones electorales-presidenciales aceptables, pero nos preguntamos ¿De qué valdría un presidente opositor o independiente sí por encima de él tendría el yugo de la ANC roja rojita? La respuesta es obvia: No servirá de nada.

Desde que se instaló la “constituyente” Venezuela dejó de tener constitución, nada de lo que garantiza la carta magna tiene validez, el desiderátum final, la “supraconstitucionalidad” la tiene la ANC, secundada por instituciones secuestradas por el Psuv, por ello, la oposición debe tener un único y principal objetivo: lograr el cese de la presunta “constituyente”, solo así podrá trazarse otras metas, de lo contrario todo lo que se haga carecerá del menor sentido ¡Ojo! Reconocer la ANC sería asesinar la república.

Las regionales y municipales agotaron la vía electoral, fueron eventos necesarios para evidenciar ante el mundo la ilegalidad e ilegitimidad en la que se sumergieron los procesos electorales post 6D 2015, acudir a otros con la “constituyente” y misma desinstitucionalización es, perdónennos la franqueza, de tontos.

El país debe rescatarse redefiniendo la oposición, dejando de ser exclusiva de partidos e integrarla con los demás sectores de la sociedad. También el venezolano debe comprender la importancia de la presión social ¡Determinante! y, por último, una comunidad internacional como testigo de lo que aquí ocurre, presta a presionar con los diversos mecanismos existentes. @leandrotango


¡Comparte!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

También te podría gustar...