Tremendo desorden

¡Comparte!
  • 5
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

CARMEN PÉREZ MONTERO.-

Eso fue lo que se formó a las puertas del Banco Bicentenario del Pueblo, ubicado en el edificio Marú, en la avenida Páez de Acarigua, donde los pensionados, unos que durmieron en el estacionamiento o en la isla de la avenida, otros que llegaron a primeras horas de la madrugada del día martes, 20 de abril, (primer  día de pago a los adultos mayores), se quedaron con “los crespos hechos”.

Todos pensaron que el gerente de esta entidad bancaria acataría las órdenes de la Sudeban que rezaba que se atenderían los pensionados por el terminal de sus números de cédulas y ese día correspondía a los números 0, 4, 6 y 9  y que trabajarían desde las 7 am hasta las 6 pm; pero no fue así. Por el hecho de que no había energía eléctrica en el sector, la atención a los adultos mayores comenzó, aproximadamente a las nueve de la mañana, cuando el Sol comenzaba a calentar y a castigar la piel de los abuelos.

Al frente de  la puerta del banco se hicieron tres colas, sin orden alguno y sin que las autoridades o el portero trataran de persuadir a la gente para que se organizara en la cola verdadera que era la que cruzaba hacia la avenida Páez. Además, había una cola para las personas especiales, donde lo menos que había eran esas personas, dignas de la mayor consideración. En esas tres colas estaban los privilegiados, algunos cuya cédula no correspondía a las seleccionadas para ese día, esperando “un milagrito”, los amigos del portero, los tracaleros que buscan el momento oportuno para colearse y los desamparados de la fortuna haciendo la larga cola por la avenida Páez. Allí se pasó el día y a eso de las tres de la tarde, informaron que trabajarían hasta las tres y media.

En vista de este anuncio, los pobres ancianos con bastones, andaderas y hasta en sillas de ruedas tuvieron que aguantar la frustración y la impotencia de irse a sus casas con los bolsillos vacíos. En este banco, aproximadamente 500 personas se quedaron sin cobrar sus pensiones, bien asoleados, hambreados, cansados y engañados una vez más por este régimen que burla al pueblo sin un ápice de conmiseración, regresaron a sus casas sin el dinero y con el corazón sangrante al ver resquebrajadas sus esperanzas. Algunos de estos abuelos que lograron entrar cayeron desmayados dentro de la entidad; pero al régimen esta situación no le importa, sino el voto que estos pobres inconscientes le depositarán el día que los necesite.

El cuento del cobro de la pensión por el terminal del número de cédula ha resultado, nuevamente un fracaso para el régimen, porque la mayoría de las entidades bancarias, sobre todo las adscritas al gobierno no acataron las órdenes emitidas por la Sudeban e hicieron lo que les vino en gana.

Para efectuar estos mecanismos buscando favorecer a los beneficiarios tiene que haber mucha responsabilidad y probidad por parte de los gerentes, los cajeros y los porteros de esas entidades. Se debe exigir organización en las colas, respeto por los años de los pensionados y energía y seriedad para sacar a los coleadores (y no de toros) de las inmediaciones de la puerta del banco y de las verdaderas colas formadas por ancianos que han madrugado o amanecieron frente al banco para cobrar la miseria que es el único sustento de su hogar.

Y como se dice que no se debe criticar por criticar, sino aportar ideas para colaborar con la solución de la problemática, considero que una forma sería pagarle a los primeros cien o doscientos todo el dinero completo y los demás que vuelvan al día siguiente. Esos cien o doscientos que cobraron ya no vuelven sino hasta el próximo mes. Al día siguiente le cancelan todo el dinero a otros cien o doscientos, quienes no vendrán más sino hasta el mes venidero y así sucesivamente y a eso de las 9 am, se avisa hasta dónde se va a pagar, para que los demás no pierdan el tiempo y sepan que cobraran el próximo día.

Porque mientras estén dándole migajas al pensionado, cada día tendrán las mismas colas, los mismos sinvergüenzas que se colean y el mismo “TREMENDO DESORDEN”. carpm44@gmail.com


¡Comparte!
  • 5
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

También te podría gustar...