Acarigua – Araure se queda sin transporte público

¡Comparte!
  • 3
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

EDGAR RIVERO.-

La falta de baterías, cauchos y repuestos en general llevaron a la tumba los carros por puesto y busetas de la ciudad. Según cifras manejadas por miembros de  las diferentes directivas de las líneas que prestan este importante servicio en las ciudades hermanas de Acarigua – Araure, se podría redondear que un 20% de las unidades está operativa. Por ello, la incómoda y desagradable situación que se vive cuando cuesta cada vez más conseguir ruta a tiempo.

No es necesario ser un experto en el área del transporte para percibir a simple vista que la muerte está decretada para el transporte público en Acarigua – Araure. Otros sin embargo son menos drásticos y pretenden paliar  esta gravísima situación catalogándola de colapso técnico. Por lo visto, la razón de ser del transportista ha pasado a un segundo plano, lo esencial es sobrevivir, aunque prestemos un servicio inseguro. Ante la falta de respuestas por parte del gobierno de turno, tienen que salir a buscar el pan y tratar de mantener operativa la unidad.

La realidad te indica que  aparte de la falta de unidades adecuadas para la prestación del servicio, no encontramos una situación de mayor vulnerabilidad con respecto a la condición del usuario, además del habitual maltrato por parte de los conductores, el usuario debe por necesidad someterse a un tortuoso y peligroso trayecto que está lejos de ser agradable y reconfortante. Todo lo contrario. Los vehículos improvisados que hoy prestan el servicio, no cuentan con las mínimas normas de seguridad establecidas. A falta de gobierno, reina la desorganización y la anarquía. Gracias a Dios no se han suscitado hechos que lamentar.

Sin dudas, cada día que pasa son menos las unidades de transporte público aptas para trabajar. Creando por lógica mayor incertidumbre en los usuarios. Los ciudadanos necesitan hacer largos viajes para trasladarse de un lugar a otro, de sus residencias al trabajo, a los centros médicos y demás lugares que se frecuentan cotidianamente, y además deben volver a sus hogares. Ante la desaparición del servicio la gran  mayoría ha optado por salir más temprano de sus hogares y caminar a merced de la inseguridad, evitándose de este modo la molestia que ha causado la casi desaparición del transporte público producto de la inoperancia del gobierno local de turno.

Lo más cumbre. Los pronósticos que viene haciendo el sector desde el 2015 se cumplieron. De más de 500 vehículos que se mantenían operativos, marzo cerró con 80 % parado, en su mayoría por falta baterías, repuestos y cauchos. La tozudez del régimen de turno, más aún cuando el presidente obrero proviene del sector transporte, hizo caso omiso y no hubo en su momento  una inversión oportuna  al sector transporte hubiera evitado esta situación.  Quedó claro, al Gobierno no le interesa el transporte, están más preocupados en ver cómo se mantienen en el poder con procesos electorales amañados, que de la situación del transporte público y el traslado de la ciudadanía.

Lo único cierto, después de veinte años del socialismo del siglo XXI, nadie está interesado en solucionar el problema del transporte, algo totalmente paradójico para un gobierno que se jacta de decir que está con los más pobres. Al parecer, olvidó  que quien más usa el transporte público es la clase trabajadora porque no tienen otra manera de viajar. Resultado negativo.

Finalmente, es vital generar de las organizaciones políticas y resto de las fuerzas vivas de estos importantes municipios del estado Portuguesa una importante cruzada a favor de la no desaparición total del transporte público. Es determinante consensuar con la ciudadanía acciones que contribuyan  a recuperar este servicio. Ir más allá,  es decir, apostar a la creación de sistema de transporte público que evite su cierre total. riveroeeea@gmail.com


¡Comparte!
  • 3
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

También te podría gustar...