La UE entreabre las puertas del proceso de adhesión a Albania y Macedonia

¡Comparte!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

BRUSELAS, BÉLGICA.-

La Comisión Europea propuso hoy martes el inicio del largo proceso de negociaciones de adhesión con Albania y Macedonia, dos países de la región de los Balcanes Occidentales donde también tienen puestos sus ojos tanto Rusia como China.

“Los Balcanes Occidentales son Europa y van a formar parte del futuro de la UE”, subrayó la jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini, tras anunciar la propuesta en una rueda de prensa en la Eurocámara en Estrasburgo (noreste de Francia).

Con esta decisión, Bruselas reactiva su política de ampliación desde la última adhesión: Croacia en 2013. Desde entonces, decidió detener cualquier ingreso mientras enfrentaba la crisis económica, a la que siguió la migratoria y el Brexit.

La propuesta del ejecutivo comunitario, que deben aprobar ahora los países de la UE, “se basa en los progresos realizados sobre las recomendaciones de 2016 y un examen de las medidas puestas en marcha por Tirana y Skopie”, explicó Mogherini.

Los mandatarios de ambos países celebraron la noticia de esta recomendación que, para el primer ministro macedonio, Zoran Zaev, representa que su país está “en un proceso político regular como cualquier otro Estado democrático y funcional”.

“El único camino de futuro para Albania es el camino hacia la UE”, apuntó por su parte el primer ministro albanés, Edi Rama, desde Tirana, defendiendo que esto supone “entrar en una nueva fase todavía más difícil de reformas y de reforzar la lucha contra el crimen y la corrupción”.

2025 y sin problemas fronterizos

La adhesión no será rápida. Al presentar en febrero su estrategia para los Balcanes Occidentales, la Comisión señaló 2025 como fecha “indicativa” para la próxima ampliación y precisó que los países aspirantes de esta región sumida en la guerra en los años 90 deben solucionar primero sus problemas fronterizos.

Bruselas busca evitar así problemas como el que opone a los dos únicos países de la antigua Yugoslavia, actualmente miembros del bloque: Croacia y Eslovenia. Ambos se disputan desde su independencia en 1991 la bahía de Piran, en el mar Adriático.

Las ambiciones de adhesión de Macedonia, conocida en la ONU como Antigua República Yugoslava de Macedonia (ARYM), se veían afectadas por su litigio con Grecia por el uso del nombre “Macedonia” que para Atenas sólo puede referirse a la provincia septentrional del país heleno.

Bajo los auspicios de la ONU, Tirana y Atenas acercan posiciones y a Bruselas le gustaría un acuerdo para junio. Zaev deseó este martes poder alcanzar un acuerdo “antes” y “cerrar este capítulo para siempre”.

De confirmarse el inicio de negociaciones, ambos países se unirían a Montenegro y Serbia, así como Turquía, en esta fase de la adhesión. Respecto a otros territorios de la extinta Yugoslavia, Bosnia-Herzegovina y Kosovo “todavía se necesitan progresos”, agregó Mogherini.

Rajoy, Kosovo, ¿Sofía?

Los Balcanes Occidentales serán los invitados de la próxima cumbre de mandatarios de la UE prevista en Sofía el 17 de mayo, donde se abordará la relación con estos países de una región en la que Rusia intenta lograr una mayor influencia y China despliega sus encantos económicos.

Y aunque la cumbre no es sobre adhesiones, esta cuestión sobrevolará el encuentro. Su anfitrión, el primer ministro búlgaro, Boiko Borisov, ya advirtió en febrero que “China, Rusia y Turquía, que tienen proyectos para la región, se lanzarán” para atraer a estos países si “no hay una ampliación ahora”.

Pero la perspectiva de una ampliación genera “todavía reticencias” en los países de una UE en la que las fuerzas euroescépticas están en auge, reconoció el comisario de Ampliación, Johannes Hahn. “En mi país, Austria, la mayoría de la población es contraria”.

Ante la Eurocámara, el presidente francés, Emmanuel Macron, defendió la ampliación a los Balcanes “para anclarlos a la UE y no dejarlos desviarse hacia Turquía o Rusia, si bien precisó que antes se necesita una “profundización y mejora” del actual bloque.

La organización de la cumbre en Sofía sobre los Balcanes Occidentales también genera problemas para algunos países, al invitarse también a Kosovo, cuya declaración unilateral de independencia de Serbia en 2008 no reconocen cinco gobiernos de la UE, entre ellos España y Grecia.

El presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, anunció en marzo que estudia todavía si participar en esta cumbre, más allá de una cena informal la víspera, y expresó su sorpresa por que “algunos hablen de ampliación” sobre “algunos países” que todos no reconocen, en referencia a Kosovo.


¡Comparte!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

También te podría gustar...