Aseguran propietarios de carnicerías: “La gente lo que está buscando es pellejo, que es lo barato”

¡Comparte!
  • 16
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Exorbitantes son los precios de la carne en los frigoríficos de Acarigua-Araure, situación que ha hecho prácticamente incomprable dicha proteína para los consumidores, en vista de que los salarios a duras penas alcanzan para “medio cubrir” algunas necesidades.

Y es que en un recorrido hecho por el equipo reporteril de Última Hora, constató que actualmente un kilo de carne supera los 3 millones de bolívares, por lo que las ventas del rubro han bajado drásticamente, según comentan los comerciantes.

En una carnicería del centro de Acarigua, el kilo de carne de primera estaba en Bs. 3 millones 500 mil, indicando la propietaria del local, quien prefirió no identificarse, que cada semana los distribuidores aumentan los precios.

“No hay un precio fijo para la carne, todos los días aumentan, y eso ha generado una baja del 80% en las ventas, porque hoy nadie con un sueldo mínimo puede comprar un kilo de carne”, aseveró.

Recordó que antes habían clientes que se llevaban 1 o 2 kilos de carne de varios cortes, y ahora, los que pueden comprar “cuando mucho se llevan 300 mil o 500 mil bolívares de un solo corte, y hay quienes solo pueden comprar un poco de carne molida o pellejo”.

Joao Da Silva, dueño de una carnicería en Acarigua, aseguró que la situación es tan difícil que anteriormente adquiría tres reses por semana y ahora solo compra una y le sobra.

“La gente lo que está buscando es pellejo, que es lo más barato a Bs. 200 mil el kilo, de resto es muy poca la carne que se vende, incluso el pollo que está en Bs. 1 millón 200 también sale poco, porque a la gente el dinero no le alcanza”, apuntó.

Sostuvo que esta situación ha afectado duramente su negocio, ya que anteriormente tenía tres trabajadores y hoy solo cuenta con uno, porque no puede permitirse tener más personal. “Estamos trabajando como podemos, buscando alternativas para ofrecerles los productos a la gente y obtener alguna ganancia para poder mantenernos”, contó.

Hacemos milagros

Por su parte, Euro Arjona, habitante de Acarigua, manifestó que cada vez se hace más difícil comprar carne, por lo que poco a poco en su casa han ido reduciendo el consumo. “Prácticamente tenemos que hacer milagros para estirar lo que ganamos y poder comprar un poco de carne para no dejar de consumirla, pero cada vez es más difícil”,  añadió.

Entre tanto, Gregoria Pérez indicó que con su salario no puede comprarla, pero que gracias a la ayuda de un hermano, puede adquirir un poco. “Antes me llevaba 1 o 2 kilos de varios cortes, ahora solo compro medio kg si puedo, o solo carne molida y tratamos de rendirla lo más que podamos”, concluyó.


¡Comparte!
  • 16
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

También te podría gustar...