Día Internacional de La Guabina

¡Comparte!
  • 2
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

YORMAN TOVAR.-

Hoy domingo 20 de mayo de 2018, día de carnaval electorero en Venezuela; fiesta honorífica a un Rey Momo o Rey Mono, engorilado en el poder; sorteando azares entre guabinosos y culipandeosos zorros, camaleones y tigres, se me ocurre, desde el modesto reino de mi poesía, declarar -aunque con dos días de retardo- el 18 de mayo como “DÍA INTERNACIONAL DE LA GUABINA”. Pero no me refiero a la guabina con la que muchos venezolanos -entre ellos mi paisano-primo Grossman Parra- denominan a los saltimbanquis de la política que hoy son adecos y mañana del PSUV; hoy son de PJ y mañana de Avanzada Progresista, en fin. Me refiero a una Guabina en especial, cuyo guabineo consiste en brincar talanqueras poéticas y musicales: de una guitarra a un cuatro, de un flauta a un piano, de una bandola a un arpa, de un joropo a un bambuco, de un valse andino a una milonga, de un buen soneto a una armónica glosa, de una hermosa décima con estrambote a un romance al mejor estilo andaluz; y hasta de un pasaje llanero en “español barinés” al francés más clásico.

Esa Guabina nació entre las aguas del caño “Masparrito” de Libertad de Barinas el 18 de mayo de 1947. Hijo de dos educadores. Hizo sus primeros guabineos escolares en Obispos, pueblo donde transcurrió su infancia y parte de su adolescencia. Estudió bachillerato en el liceo “Daniel Florencio O’Leary” de Barinas. Desde temprana edad es cultor de la música y la poesía. En el liceo “O’Leary” de Barinas, entre guabineos culturales se hizo bachiller y fundó el periódico “Luz y ciencias”, así como también el grupo musical “O’Leary”. En 1965 se coló entre remansos de apostolado seglar, siendo presidente fundador de la Juventud Católica Diocesana de Barinas. Posteriormente presidió en Mérida la Juventud Estudiantil Católica Arquidiocesana. Durante los años 65 y 66 realizó estudios de Arquitectura en la Universidad de los Andes; luego, se trasladó a la Universidad Católica “Andrés Bello” de Caracas en donde realizó estudios de Sociología y Teología. Pero como no nació para cura, guabineó y ahorcó los hábitos antes de vestirlos.

Los estudios de Sociología los concluiría después en la Universidad de París, donde también estudió Musicología. Allá vivió entre 1970 y 1989 -con algunos intervalos guabinéricos en Venezuela-, se dedicó al estudio de las artes, las letras y la filosofía, concentrándose fundamentalmente en la música, la etnomusicología, la lingüística y la filosofía oriental. Fue miembro fundador del grupo musical e investigativo “Con Venezuela” en Caracas, el año 1976. En París, formó parte de varias agrupaciones musicales latinoamericanas. Fue director y arreglista de la orquesta “Son Caribe”, con quien estuvo en el teatro “Olympia” de París. En 1980, como colofón de sus investigaciones etnomusicológicas, fundó en París la orquesta y estilo “Folclore de Cámara”, presentándose en el Gran Anfiteatro de la Sorbona.

También en ese liceo fue profesor de francés en 1976. Su obra musical se refleja en más de un centenar de composiciones. Ha sido musicalizador de numerosos poetas venezolanos y universales, siendo particularmente relevante su trabajo sobre Alberto Arvelo Torrealba y Andrés Eloy Blanco. Ha realizado más de 10 trabajos fonográficos, todos para empresas privadas. Su obra literaria se ha publicado en revistas y periódicos de Venezuela y Europa y han sido editados más de una docena de libros suyos, todos de poesía, además de algunos opúsculos.

Ha ganado varios concursos nacionales y regionales de poesía y composición, entre los que se destacan: Mención de Honor del Concurso Nacional de Poesía “Héctor Vera” de la Universidad de los Andes; Primer lugar como compositor del Festival Nacional Infantil “Festichamo”, en Venezolana de Televisión y primer lugar como compositor del Festival “Orquídea Bariniteña”. Primer lugar en el Concurso Binacional de Poesía Llanera “Ángel Eduardo Acevedo” en Mérida, y recientemente el Premio Nacional de Música.

Ha ofrecido conciertos y recitales de música en Venezuela, Estados Unidos y Europa. Podemos destacar los siguientes: Museo del Petit Palais, París, Francia; Salón de las Américas, Organización de Estados Americanos, Washington, USA; Teatro Municipal de Caracas; Teatro “Teresa Carreño” de Caracas. Como productor artístico, ha ideado y realizado numerosos eventos y obras de carácter cultural. Justo es señalar algunas de ellas: Coordinador de la Comisión para Centenario del nacimiento del poeta Alfredo Arvelo Larriva, en 1983; Presidente de la Comisión organizadora del evento “Barinas, lugar y azar de la poesía”, en 1993; Director Artístico de la Comisión para los 90 años del poeta Alberto Arvelo Torrealba; co-fundador del Primer Festival de Jóvenes Copleros; creador del Festival Infantil de Música Llanera “Gabancito de Oro”, PDVSA Sur.

Ha recibido numerosas distinciones y condecoraciones de diferentes instituciones nacionales y regionales, entre las cuales se destacan: Placa del Congreso de la República, Orden “Ciudad de Barinas”, Orden “Juan Antonio Rodríguez Domínguez”, Orden “Alberto Arvelo Torrealba”, Botón de la Universidad “Ezequiel Zamora” y del Club de Leones del Estado Barinas. Ha sido declarado Hijo Ilustre de la ciudad de Barinas, del pueblo de Libertad y de Obispos. En 1997, la Gobernación del Estado Barinas declaró su obra literaria y musical Patrimonio Cultural de la región.

En los últimos años la UNELLEZ ha hecho un indiscriminado reparto de Doctorados Honoris Causa, muchos de ellos por mero guabineo político, pero entre ellos hay excepciones. Tres de ellas corresponden a tres grandes poetas llaneros: Isaías Medina López de Cojedes; José Joaquín Burgos de Guanare-Portuguesa, y “La Guabina” de Barinas… me refiero a uno de los mejores ensayistas de la obra de Arvelo Torrealba, y el mejor intérprete de sus poemas, musicalizados y popularizados en su voz. Esa guabina es nuestro gran amigo… así en mayúsculas: GUILLERMO JIMÉNEZ LEAL.


¡Comparte!
  • 2
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

También te podría gustar...