Otra obra de teatro

¡Comparte!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

CARMEN PÉREZ MONTERO.-

Ha concluido la obra de teatro cuyo estreno fue el pasado 20 de mayo,  eso estaba previsto, que  resultara  un éxito debido a que los protagonistas eran actrices y actores bastante fogueados en las artes escénicas.

Estos actores, todos  bien ensayados en sus libretos y parlamentos que les tocaba enunciar, actuaron con naturalidad y mucho empecinamiento; sin embargo, no sorprendieron a los venezolanos con sus caras de “inocentotes”, que más bien parecían idiotizadas por la supuesta sorpresa que les causó el triunfo amañado del candidato a la reelección. Les sorprendió la cantidad de violaciones que efectuó el régimen, representado por el espúreo Consejo Nacional Electoral y la esquirol Tibisay Lucena, quien con su cara bien lavada anunció el triunfo de Maduro para sellar el continuismo de la dictadura.

Bertucci, pobrecito, fue engañado por el régimen, él creía que el proceso electoral iba a ser limpio, pulcro y transparente y se volvió creyón.

Por otro lado Henri Falcón, toreado en tantas plazas, con las ansias de poder que desbordaban por sus poros, también creyó en la honestidad de Maduro. Es risible su cara de niño regañado que adoptó frente a las cámaras televisivas para anunciar que impugnará  los resultados de estas elecciones porque observó demasiadas irregularidades durante el desarrollo del proceso de estos comicios, tales como:  puntos rojos colocados casi frente a los Centros Electorales bajo la mirada complaciente del Plan República y de los miembros del Consejo Nacional Electoral, abuso en cuanto al voto asistido, es decir personas que estuvieron durante el día acompañando a varias personas, aún cuando éstas no lo requirieran, fotografías con los celulares, exigencia de algunos jefes de trabajadores, ventajismo representado por el uso del carnet de la patria en sustitución de la cédula de identidad, retardo por la falta de operatividad en las máquinas y al final los resultados abultados del candidato Maduro a pesar de que los Centros de Votación y las calles de Venezuela permanecieron desiertas.

Todo esto que pasó y que todos los venezolanos, hasta el más ignorante lo sabía, Falcón lo desconocía, él fue al cadalso vendado. Falcón que es “caimán del mismo pozo” ahora se hace el inocentón, él no sabía que el régimen hace trampas, desconocía las habilidades que tiene el CNE para hacer trampas y patrañas y tampoco imaginaba la maldad que encierra la mente pervertida de la todopoderosa Presidenta de ese  Organismo.

Falcón, quien le dio la espalda a la oposición, atendiendo a sus intereses y se lanzó para complacer su egocentrismo y sus deseos de poder, demostrado en sus cargos anteriores, hoy es hazmerreir de un alto porcentaje de la población venezolana porque, realmente, se desconoce dónde estuvo estos últimos 18 años que no se había dado cuenta de la corrupción, vicios, violencia y prepotencia del régimen. No asimiló la aseveración de Maduro cuando afirmó que  ellos irían a elecciones cuando estuvieran seguros que las iban a ganar.

El pueblo se niega a entender cuál fue el motivo que le impidió darse cuenta de la realidad política del País. Es posible que haya estado tan ciego, estando tan cerca de la podredumbre.

De todas formas, como venezolana opositora a este régimen le deseo suerte en su impugnación y ojalá en próximas oportunidades esté más atento para reconocer la basura donde fue a caer. carpm44@gmail.com


¡Comparte!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

También te podría gustar...