El perdón de un alumno    

¡Comparte!
  • 3
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

NARCISO TORREALBA.-

“Enseñemos a perdonar;

 pero enseñemos también a no ofender.

 Sería más eficiente.

 Enseñémoslo con el ejemplo,

 no ofendiendo.”

José Ingenieros

En un improvisado negocio, de esos que han surgido de la noche a la mañana, se encontraban varias personas esperando su turno para pagar con la tarjeta en la mano, y mientras se acercaban al encargado de cobrar, la conversación se convirtió en una verdadera gallera, con comentarios encendidos sobre el aumento desproporcionado de las frutas, verduras y hortalizas. Casi todos coincidían en la insoportable situación económica, y los más atrevidos, culpaban directamente al Presidente Nicolás Maduro. Una señora, quien se había mantenido callada, y totalmente desapercibida, en parte porque la estatura no la ayuda en medio de la improvisada cola; sin embargo, aprovechó un momento de aparente silencio para hablar, retando a los presentes: ¿Ustedes creen, en verdad que Maduro es tan malo, como están diciendo? Lo único, que se escuchó en medio del murmullo: ¡Está chavista, está loca, parece que no ve!

Todos se miraron, en medio de una sonrisa burlona, dejando escapar una ligera satisfacción por la cortante expresión para aplastar a la mujer, quien se mantuvo tranquila, esperando la calma de los inquietos compradores, como acostumbrada a esos sitios de mucha tensión, donde se discute y nunca se llega a nada, pero satisface a los gritones y ofensivos. Pasaron unos minutos, en medio de un silencio, como en un salón de clase, cuando los niños hacen una travesura, y al llegar la maestra todos parecen unos angelitos. La mujer, tomó la palabra, muy reposada, con una actitud propia de una persona cuando está impartiendo una clase, sin dirigirse a nadie en particular, pero el mensaje servía para reflexionar: “En primer lugar, quiero dejar muy claro: nadie me ofende con groserías o descalificaciones, y esa actitud asumida por alguno de ustedes me recuerda los malos momentos de Jesucristo, cuando se enfrentó a ignorantes y mentirosos, terminando crucificado por los verdaderos enemigos del pueblo”

Del silencio que existía, hasta hace pocos minutos, se pasó a murmullos y alguna sonrisa entre dientes, para luego escuchar la voz fuerte de un señor: ¡maestra! ¡maestra! Acercándose a la comedida mujer, y con las palabras entrecortadas sin poder contener las lágrimas, la abrazó sin dejar de besarla amorosamente, como si estaba acariciando a su progenitora: “maestra, me perdona, él de las palabras fui yo” Los dos se estrecharon en un fuerte abrazo, y más de uno, de los pocos que quedan en el negocio, se le veían los ojos mojados con una sonrisa de aprobación. Narciso_t_29@hotmail.com


¡Comparte!
  • 3
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

También te podría gustar...