El psicólogo social, mediador de conflictos

¡Comparte!
  • 2
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

ALBERTO DE LUCA BARTOLOMEO.-

Apostando por un futuro mejor para nuestro país, de la mano de nuestra profesión como psicólogos sociales, estamos en permanente búsqueda de la (re) construcción social, trabajando desde el reforzamiento de vínculos, aportando en interjuego nuestro pensar, sentir y hacer de la mano de una “atención flotante” y un registro de los emergentes con los que se (re) trabaja el conflicto. Creo que nuestra tarea como mediadores es básica en el abordaje y posible (re) solución de los conflictos actuales en nuestro país, donde lo protagonistas principales son los dos grupos en disputa (gobierno y oposición), y la idea central es ir evitando, y no fomentando, nuevas rencillas o hacerlas más llevaderas cuando se vayan gestando. Tal actitud y aptitud psicosocial se propone un destino más amplio: poder constituirnos en verdaderos agentes de cambio planificado, apostando siempre a una adaptación activa, dinámica, dialéctica a la realidad.

El norte es arribar a acuerdos que tengan el alcance de pactos, de convenios privados y que respeten la autodeterminación de los participantes. Máxime si se trata de grupos, personas y circunstancias que deban continuar manteniendo una vinculación en el futuro, como lo son gobierno y oposición. Donde el dilema básico, como en cualquier conflicto, son los intereses en juego y, casi siempre, éstos se presentan ocultos, encubiertos, velados, disimulados, camuflados o escondidos detrás de las posiciones que exhiben los miembros de los dos grupos en disidencia.

También aquí es necesario ser un “piloto de tormentas” para lograr ese criterio de justicia que pueda conducir hacia una creciente imparcialidad psicosocial. delucabartolomeo@gmail.com


¡Comparte!
  • 2
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

También te podría gustar...