Los demócratas tiemblan con las “primarias de la jungla” de California

¡Comparte!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

LOS ANGELES, ESTADOS UNIDOS.-

Los demócratas tienen la misión de volver a ser mayoría en el Congreso de Estados Unidos y su cruzada pasa por conquistar escaños que hoy están en poder de los republicanos en lugares donde los progresistas son más poderosos, como California.

Con una economía de escala mundial, bastión demócrata y férreo opositor al gobierno de Donald Trump, el estado más poblado de Estados Unidos celebra este martes sus primarias, que a diferencia del resto del país, parecen más la primera vuelta de una elección general.

Los partidos no hacen procesos separados, sino que, según una ley de 2010, hay una sola boleta en la que los dos candidatos más votados pasan a los comicios de noviembre, sin importar la organización en la que militan.

Es decir, demócratas y republicanos no tienen garantizada su presencia en el tarjetón final. Por eso las llaman “primarias de la jungla” y generan mucha angustia y ansiedad entre candidatos y electores.

“Es un sistema que puede crear caos”, dijo a la AFP Elaine Kamarck, del centro de investigación Brookings en Washington DC.

No hay duda de que California es el estado más anti-Trump del país: desde que el mandatario llegó a la Casa Blanca, se han enfrentado en temas como inmigración -es un estado con una población latina gigantesca– y medio ambiente.

“Hay razones para creer que a los demócratas les irá bien”, añadió Kamarck.

En las elecciones de este 5 de junio, los californianos escogerán los candidatos para gobernador, los 53 escaños de la Cámara de Representantes y uno de sus dos puestos en el Senado.

Alabama, Iowa, Misisipi, Montana, Nueva Jersey, Nuevo México y Dakota del Sur también celebran el martes primarias.

El voto latino

La oposición a Trump generó una excitación colectiva y muchos candidatos decidieron lanzarse.

Por ejemplo, en la primaria para sustituir al gobernador saliente Jerry Brown, hay 27 candidatos, con el vicegobernador y exalcalde de San Francisco Gavin Newsom al frente en las encuestas, y el republicano John Cox, que recibió “orgulloso” el respaldo de Trump.

“En California, donde los impuestos son altos, donde la criminalidad es alta, vota con seguridad por John Cox”, escribió Trump en Twitter, que también alabó a los “excelentes candidatos republicanos”, especialmente a Kevin McCarthy, quien defiende su puesto en la Cámara de Representantes.

Cox prometió eliminar las leyes santuario impulsadas por el actual gobierno que prohíben a las policías locales cooperar con las autoridades federales para deportar indocumentados.

Una encuesta de enero de Latino Decisions reveló que 68% de 4,5 millones de electores latinos acudirán a las urnas.

Y a ese voto apuesta el exalcalde de Los Ángeles Antonio Villaraigosa, también demócrata, para meterse en el tarjetón de noviembre.

El mayor nerviosismo está precisamente en las candidaturas al Congreso. Los demócratas necesitan 24 escaños para asumir el control de la Cámara de Representantes y 28 para hacerse con el Senado.

Para el único escaño de la senadora Dianne Feinstein, que busca la reelección, hay una treintena de candidatos.

“Desorganización y fragmentación”

Los demócratas tienen el ojo puesto en siete distritos con representantes republicanos, que Hillary Clinton ganó en las presidenciales de 2016.

Pero son tantos los candidatos inscritos, que el miedo es que aún teniendo la mayoría del voto termine dividiéndose para que dos republicanos avancen, sobre todo en tres distritos del condado de Orange.

“La emoción del lado demócrata y la ira contra el presidente Trump incentivó muchas candidaturas. Esto habla bien de los demócratas, pero es desventajoso por la estructura electoral” en el estado, explicó Louis DeSipio, profesor de la facultad de Ciencias Políticas de la universidad UC Irvine.

A diferencia de otros países de América Latina y Europa, los partidos no tienen control sobre los candidatos que se postulan bajo su bandera.

También hay muchos candidatos republicanos, pero hay más presión en los demócratas porque una derrota en California “simbolizaría -en los medios- la desorganización y fragmentación del partido en la era Trump”, según Julian Zelizer, profesor de historia y asuntos públicos en la Universidad de Princeton.

La participación es una incógnita en primarias, dijo DeSipio, aunque en otros estados los demócratas han mostrado mucha energía y eso puede jugar a su favor.


¡Comparte!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

También te podría gustar...