Bardet y Dumoulin se dejaron tiempo en el Muro de Bretaña, donde reinó Martin

¡Comparte!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

MÛR-DE-BRETAGNE, FRANCIA.-

El irlandés Dan Martin se impuso este jueves en la cima del Muro de Bretaña en la sexta etapa, donde dos de los favoritos a la victoria en el Tour de Francia, Romain Bardet y Tom Dumoulin, perdieron tiempo por sendos incidentes mecánicos.

Aunque el belga Greg Van Avermaet salvó su maillot amarillo, fueron varios los corredores damnificados por el temible repecho de 2 kilómetros con el 6,9% de pendiente media.

“Desconfiaba sobre todo de Alaphilippe y de Gilbert, no quería perder tiempo en meta (…) Espero rodar sobre el pavé de amarillo”, afirmó Van Avermaet aludiendo a la etapa sobre adoquines del domingo.

Incluso al cuádruple ganador del Tour, el británico Chris Froome, se le hizo larga la subida final para terminar a 8 segundos de Martin.

Froome lo hizo mejor sin embargo que el segundo en el pasado Tour, el colombiano Rigoberto Urán, que llegó a 11 segundos.

Para los desafortunados Bardet y Dumoulin la cuenta a pagar fue más cara. El escalador galo del AG2R pinchó una rueda a cuatro kilómetros para meta, y llegó a 31 segundos del ganador subido sobre la bici de su compañero Tony Gallopin.

“Sabemos que hay imprevistos en el Tour de Francia, hoy la suerte no estuvo de nuestro lado”, lamentó Bardet.

Dumoulin, por su parte, perdió contacto con el grupo a falta de 5 kilómetros. El holandés, ganador del Giro 2017, comenzó la subida con 30 segundos de retraso, y al llegar a meta su pérdida ascendía a 53 segundos.

Valverde tercero

El finalizador irlandés Dan Martin atacó a 1.200 metros para meta, y superó por un segundo al francés Pierre Latour, y en tres segundos a un pequeño grupo liderado por el español Alejandro Valverde (Movistar) y el francés Julian Alaphilippe (Quick-Step).

“Ha sido una lástima; otra vez chutando al poste, pero es lo que hay. Ha sido una llegada difícil por colocación, por la exigencia de todo el día y el viento, por el ritmo anterior a meta”, afirmó el corredor murciano del Movistar.

Julian Alaphilippe, ganador de la Flecha Valona, que podría haberse vestido de amarillo en caso de victoria, sólo pudo ser cuarto.

Dan Martin (31 años), en cuyo palmarés figuran dos “monumentos” (Lieja-Bastoña-Lieja, Giro de Lombardía), firmó su segunda victoria de etapa en el Tour, después de la lograda en 2013 en Bagnères-de-Bigorre. El año pasado fue sexto en la general.

“Había viento de cara. Pensé que quizá era un poco pronto pero no quería dejar pasar la ocasión. Si esperaba al esprint perdería”, explicó Martin, sobrino de Stephen Roche, ganador en 1987 del Giro, el Tour y el campeonato del mundo.

“Sentía la presencia de un corredor detrás de mí, pero no pensé mucho”, añadió el ganador del día aludiendo a Latour.

Roglic en apuros

“Lo que pase en adelante es un extra después de la etapa de hoy”, estimó Dan Martin. “Pero estoy impaciente por ver lo que puede pasar en la clasificación general”, confesó el corredor, que pasó esta pretemporada del Quick-Step al Emirates.

En esta etapa de 181 kilómetros, el Quick-Step provocó que se rompiese el pelotón a 100 kilómetros de meta aprovechando el viento de lado.

Varios líderes de equipos (Nibali, Quintana, Barguil, Zakarin, D. Martin, Fuglsang) tropezaron en la emboscada, pero recuperaron la posición pasados diez kilómetros. Salvo el equipo del esloveno Primoz Roglic (Lotto NL), que quedó relegado en un tercer grupo y tuvo que emplearse en la persecución 20 kilómetros más.

Desde la salida se formó una escapada de cinco corredores (Gaudin, Grellier, Pichon, A. Turgis, Smith), que llegó a contar con más de siete minutos de ventaja.

El último de los fugados, el francés Fabien Grellier, fue alcanzado antes de la primera de las dos subidas al Muro de Bretaña.

El viernes, la 7ª etapa, la más larga de la prueba (231 kilómetros), unirá Fougères y Chartres con una llegada propicia al esprint.


¡Comparte!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

También te podría gustar...