El oro olímpico se viste de amarillo en el Tour de Francia

¡Comparte!
  • 1
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

CHOLET, FRANCIA.-

Del torso del campeón del mundo Peter Sagan, al del campeón olímpico Greg Van Avermaet. El maillot amarillo de líder de la general del Tour de Francia pasó a manos del belga Van Avermaet luego de la victoria de su equipo, el BMC, en la contrarreloj por equipos de Cholet.

El BMC, cuyo jefe de filas es el australiano Richie Porte, superó por 4 segundos al Sky del británico Chris Froome.

Porte, que perdió 51 segundos por caída en la primera etapa, regresa a una posición idónea para sus aspiraciones de conquistar el Tour de Francia.

El Quick-Step del belga Philippe Gilbert y del colombiano Fernando Gaviria llegó en tercer lugar a siete segundos.

Las cinco primeras formaciones (Mitchelton 4º, Sunweb 5º) se clasificaron en apenas un margen de 12 segundos al término de esta etapa por equipos, modalidad que no se vivía en el Tour desde la edición de 2015. El propio BMC se impuso en aquella edición, también por delante del Sky.

El portador del maillot amarillo al inicio del día, el eslovaco Peter Sagan (Bora), al que se le hizo muy larga la etapa, lamentó “un día realmente duro”.

“No siempre es domingo”

“Querría haberlo hecho mejor, pero pasé una mala etapa”, confesó el campeón del mundo, ganador de la etapa del domingo. “Fue bonito llevar el maillot amarillo un día, pero no siempre es domingo”, ironizó el eslovaco.

Van Avermaet, ya presente en la formación estadounidense en 2015, conquistó después el oro olímpico en Rio de la carrera en ruta. En 2016 también lució el maillot amarillo en el Tour.

“Es un poco nuestra especialidad”, afirmó Van Avermaet (33 años). En efecto, en 2014 y 2015 fue la formación estadounidense la que se llevó el título mundial de contrarreloj por equipos, siendo plata en los dos siguientes.

“Tenemos un equipo excepcional para la crono por equipos”, añadió el belga, refiriéndose especialmente al suizo Stefan Küng, o al estadounidense Tejay Van Garderen, que fue el que más tiró del grupo.

“Mi objetivo principal en la primera semana era el maillot amarillo”, reconoció Van Avermaet, que vive el mejor deportivo de su carrera una vez superada la treintena.

Gran aficionado al fútbol – llegó a ser arquero en el Beveren belga – Van Avermaet estará muy pendiente de la semifinal del Mundial entre Francia y Bélgica.

Alivio general

De cara a la general, Froome apenas cedió 4 segundos respecto a Porte, y además logró sacar tiempo al resto de sus rivales.

El británico Adam Yates (a 5 segundos de Froome), el holandés Tom Dumoulin (a 8 segundos), y el colombiano Rigoberto Urán (31 segundos), minificaron los daños.

Peor parados salieron el colombiano Nairo Quintana y el español Mikel Landa, que cedieron 50 segundos, y el italiano Vincenzo Nibali y el francés Romain Bardet quedaron a 1 minuto 2 segundos y a 1 minuto 11 segundos respectivamente.

“Hicimos una buena crono. El recorrido era rápido, favorable a los corredores potentes, para equipos como BMC y Sky. Nosotros nos defendimos bien. Nunca es agradable perder tiempo, pero hoy no perdimos demasiado”, se consoló Quintana.

“Es fiel a lo que esperábamos”, comentó por su parte Bardet, que se quedó además sin el apoyo de dos compañeros (Dillier y Gallopin) por sendas caídas.

“Podemos estar satisfechos”, reaccionó por su parte Froome, quien no obstante tuvo que escuchar los abucheos del público nuevamente.

El martes, los esprínteres disponen de una nueva oportunidad en la cuarta etapa, de 195 kilómetros, entre La Baule (Loira-Atlántico) y Sarzeau (Morbihan). La meta está al final de una larga recta de cuatro kilómetros.

“Intentaremos conservar lo máximo posible el maillot amarillo”, anunció Van Avermaet. “Esperemos que nos ayuden los equipos de los esprínteres. Los dos próximos días son etapas que me convienen”, concluyó.


¡Comparte!
  • 1
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

También te podría gustar...