Sturgeon y Torra defienden referéndums de independencias pactados

¡Comparte!
  • 1
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

EDIMBURGO, REINO UNIDO.-

La jefa del gobierno escocés, Nicola Sturgeon, y el presidente catalán, Quim Torra, defendieron este miércoles arrancar acuerdos con Londres y Madrid, respectivamente, para realizar referéndums de secesión, meses después del que celebró unilateralmente Cataluña.

Ambos “coincidieron (…) en que los conflictos vinculados a la autodeterminación se deben resolver por la vía de los referéndums democráticos, con las condiciones que acuerden las partes implicadas”, afirmaba el comunicado conjunto difundido tras el encuentro en la residencia de Sturgeon en Edimburgo.

Tras años de causa compartida y en pleno proceso de extradición de la exministra catalana Clara Ponsatí, que vive en Escocia, el comunicado no hacía referencia a los políticos independentistas presos.

“No hemos hablado de eso”, respondió el presidente catalán cuando se le preguntó por la posibilidad de un segundo referéndum de independencia en Escocia tras el de 2014 -en el que se impuso el “No”-, una posibilidad que la primera ministra británica Theresa May rechaza por el momento.

Según narró Torra a la salida del encuentro, Sturgeon aceptó una invitación a visitar Barcelona en una fecha por determinar.

Los independentistas escoceses reclaman a su líder más gestos de simpatía hacia la causa catalana, pero tanto Sturgeon como su predecesor, Alex Salmond, parecían priorizar las buenas relaciones con el gobierno español, que tendría eventualmente que aprobar su ingreso en la Unión Europea (UE) si algún día el país del norte se independiza del Reino Unido.

Edimburgo remite a la independencia judicial

Ponsatí, la que fuera ministra de Educación del gobierno regional catalán de la fallida proclamación de independencia en octubre de 2017, dijo este miércoles a la AFP que hubiera hecho las cosas de “manera diferente”.

Hubiera hecho muchas cosas de manera diferente, pero cuando me uní al gobierno [en julio de 2017] la estrategia estaba mayormente decidida, y creo que era una buena estrategia”, recordó.

Sin embargo, “hubo indecisión, o confusión, o dificultades” a la hora de responder a la reacción “muy dura” de “las autoridades españolas”, refiriéndose a la respuesta policial al referéndum de independencia del 1 de octubre y al encarcelamiento de varios líderes independentistas.

El empuje de independentistas catalanes y escoceses se ha materializado con diferencias, siendo la más notable la apuesta por la vía unilateral de los primeros y por el acuerdo con Londres de los segundos.

Fue así como Escocia pudo organizar un referéndum de independencia en 2014 –en el que se impuso el “no”– con el beneplácito del gobierno británico, mientras la justicia y el gobierno españoles no permitían uno en Cataluña amparándose en la Constitución.

El gobierno escocés ha dejado claro que no piensa entrometerse en el caso Ponsatí.

Un portavoz del ejecutivo escocés lamentó que “el gobierno español no haya optado por la vía del diálogo con los líderes políticos de Cataluña, y que el tema esté, en vez de eso, sujeto a un proceso judicial”, pero dejó claro que el ejecutivo escocés “no tiene poderes para intervenir en las decisiones que tome el independiente sistema judicial escocés”.

La indignación de los independentistas escoceses aumentó en los últimos días al saberse que la fiscalía británica -que en el proceso de extradición representa a los intereses de España-, desempolvó una “ley contra la traición” de 1848 para defender la extradición de Ponsatí.

Críticas a Sturgeon

“Los nacionalistas escoceses siempre sintieron simpatía por los nacionalistas catalanes, pero los nacionalistas escoceses han seguido con mucho, mucho cuidado el camino de la legalidad”, explicó el profesor Keating a la AFP.

Sin embargo, algunos escritos de Torra antes de ser presidente sobre los castellanohablantes de Cataluña han sido tildados de xenófobos, y le han valido críticas a Sturgeon por avenirse a recibirle.

“A Nicola Sturgeon y al SNP [Partido Nacional Escocés] les gusta siempre hacer ver su indignación ante cualquiera que use un lenguaje divisivo o intolerante”, dijo el diputado escocés conservador Maurice Golden.

“Pero todo eso queda a un lado cuando se trata de sus amigos separatistas, como lo demuestra esta bienvenida con honores”, añadió Golden.

Stephen Daisley, columnista de la revista The Spectator, afirmaba en un artículo que el encuentro sonaba “como una gran idea. Sturgeon aplaca a sus bases, Torra gana legitimidad”, pero que recibir al presidente catalán y rechazar a Donald Trump es un caso de doble rasero: “no defendemos los valores liberales si solo cuestionamos a los reaccionarios con los que discrepamos”.


¡Comparte!
  • 1
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

También te podría gustar...