Una pura y dos con sal

¡Comparte!
  • 6
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

IVÁN COLMENARES.-

Cien millones de bolívares ganará cada diputado del Consejo Legislativo Regional, el organismo más inocuo e ineficiente del sistema democrático venezolano. Pero en Portuguesa es lo más inútil desde hace mucho tiempo, cuando la revolución se apropió de las instituciones. No califico a nadie en lo personal, aunque hay unos ejemplares que en lo ético, en lo moral y en lo ciudadano, dejan mucho que desear.

En un país donde la crisis atormenta a todos los sectores de la vida pública, ahora con la excepción de los militares que ganan sueldos fabulosos o acordes con la hiperinflación,  cien millones de bolívares para un vago, sin ninguna responsabilidad, sin ningún fruto, como todo lo que ha convertido el régimen, en extensiones lamentables del PSUV con las migajas del Polo Patriótico, es una inmoralidad, es una vergüenza, mientras las enfermeras andan mendigando en la calle, de protesta en protesta, por un sueldo digno para no irse de su país.

No han dos meses de su instalación y una de sus primeras medidas fue aumentarse la dieta. Qué cinismo. En lugar de investigar las enormes irregularidades dejadas por la administración anterior que va desde la destrucción de los organismos violando la Ley de Administración, obras inconclusas sin proyecto ni presupuesto, hasta las empresas “socialistas”. Y no hablemos del derroche de dinero recibido en ocho años por parte del gobierno central. Eso se irá al olvido porque ni denuncias, salvo las que hemos hecho los opositores y alguno que otro atrevido y molesto dirigente oficialista. Cien millones mensuales, carros, viáticos, personal a su disposición, pa´un coño. Plata perdida.

PREMIO A LA CONSTANCIA

Un grupo de 40 periodistas venezolanos que forman parte de El Pitazo, portal donde no narran noticias, sino historias que descubren la pavorosa realidad nacional, recibió el Premio Latinoamericano de Investigación Roche 2018, otorgado por la Fundación Roche y el Centro Internacional de Periodistas de Investigación.

Lo ganaron por “Huérfanos de la Salud”, expuesta en microsite en Internet que muestra en seis capítulos el drama de la negación de asistencia médico-sanitaria integral a los niños de nuestro país. Una portugueseña, nuestra colega y hermana Bianile Rivas, participó en el capítulo dedicado a mostrar como el gobierno dejó perder la infraestructura hospitalaria de atención a la niñez en estado de desnutrición. En Portuguesa cerraron los cuatro Centros de Recuperación Nutricional (CRN) que disponía antes de que llegara Hugo Chávez al poder: el ambulatorio Centro Materno Infantil, Acarigua, Píritu y Biscucuy. Los revisaron y contaron las lamentables historias de cierre y pérdida de dotación y recursos.

Esta investigación de 40 venezolanos, premiada entre 360 trabajos de periodismo de salud, escritos en 19 países de la región en castellano y portugués, es una proeza en medio de la más aberrante censura y violencia del derecho a la libertad de expresión. Bianiles, continente de una pasión por la profesión, nos ha sorprendido con esa constancia y talento que la hace brillar sin proponérselo, en este difícil mundo de la información, de la lucha para construir ciudadanía y en defensa de los derechos humanos.

LA OTRA CON SAL

Me lo envió un cordial amigo y porque sigue el tema del drama alimentario se los trasmito: “Los pequeños productores de Quíbor ya no van a Mercabar. Hay ocho alcabalas en el trayecto de 28 kms a Barquisimeto. A cada uno de ellos, el productor de cebollín debe dejarles un paquete que cuesta cinco millones de bolívares. Son 40 millones en el matraqueo por la medida chiquita. Y a veces más. Saque la cuenta. Cuánto costará el cebollín en la capital larense”. En Boconó, un kilo de papa cuesta 200 mil bolívares. Ya saben cuánto vale por estas calles portugueseñas. Desmilitarice, señor Maduro. Pero es un prisionero.

Y el título me lo copié de la canción ranchera de Cuco Sánchez.


¡Comparte!
  • 6
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

También te podría gustar...