No hay dron que valga…

¡Comparte!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

EDGAR RIVERO.-

Sin duda, en estos últimos días los drones están de moda, nadie se había interesado tanto por saber sobre este tipo de aparatos aéreos, modernos y sofisticados. Por ello, considero pertinente y oportuno  que para poder continuar en la redacción de este ensayo, es crucial aclarar qué es un dron. Probablemente muchos lo sepan, pero no está de más efectuar la aclaratoria.

Un dron es un vehiculo aéreo no tripulado, conocido también como VANT, (UAV del inglés un manned aerial vehicle). En otras palabras, es una aparato pequeño que puede volar a control remoto o a través de aplicaciones para celulares o tablets, y generalmente se utilizan para tomar fotos o filmar desde el aire, como si fuera un minihelicóptero.  Este tipo de vehículo aéreo se implementó originalmente en el mundo militar, y hoy día, su uso se ha popularizado en el mundo civil.

Aclarado un poco el asunto sobre qué es un dron, sería interesante ahora ir al análisis de fondo en función de la caótica realidad que vivimos todos los venezolanos. Es decir, hacer el uso de la calma, cabeza fría y no cayendo en rumores ni creer en anonimatos. Cuidado con lo que se dice, todo puede ser usado en contra. Los hechos ocurridos en la Av. Bolívar durante la alocución de Maduro el fin de semana pasado  debemos verlo con seriedad y sin especulaciones.

Invocar a la seriedad y responsabilidad del asunto. No soy experto ni en drones ni en explosivos, solo soy un simple ciudadano que apela al uso relativo de lo racional. No comparto de entrada la afirmación de Jorge Rodríguez, quien de forma desmesurada informó que el hecho fue un intento de magnicidio. A mi modo de ver, tuvo que profundizarse la búsqueda de más información de calidad, no era  momento de especular ni de tomar estos eventos a la ligera. Mientras el gobierno busca culpables, hay que decirlo con toda claridad, el único responsable de este panorama que hoy vivimos los venezolanos es Maduro y somos nosotros quienes seguimos pagando las consecuencias de tanta corrupción e ineficiencia.

Por consiguiente, no hay dron que valga…Los venezolanos hoy tenemos una inflación desbordada que se come el ingreso de los venezolanos. ¿Cómo se vive con una tasa de inflación mensual de 125%? Así estuvo la tasa de inflación en el mes de julio. En resumidas cuentas más pobreza, miseria y hambre. Hoy vemos que la pobreza se hace cada vez más profunda y está generalizada. Se evidencia una crisis, mientras Maduro y su gobierno no asumen la responsabilidad, sabiendo que son los únicos culpables.  Cuesta creer el cuento de los drones.

De allí pues, es determinante comprender que no podemos dejarnos seducir  por estos falsos positivos. La dictadura ha procurado anestesiar nuestra voluntad. Ha logrado que desconfiemos de nosotros mismos. Ha convertido en policías de nuestra protesta al otro venezolano, al que tomó el camino fácil de hacerse miembro de un sistema que ni siquiera lo respeta. Simplemente lo usa.

Finalmente, cierro con un extracto del recién texto narrativo del escritor venezolano Leonardo Padrón. Titulado derrumbe: “… Ya no hay ojos para tanta mala noticia. Se van acumulando como trastos viejos en el ánimo. Son noticias que le rompen los tímpanos al asombro. Pero no pasa nada. Somos los protagonistas de una pesadilla. Nos eligieron. Y ayudamos a ser elegidos. Día a día cargamos los escombros de nuestra antigua prosperidad. Hacia ningún lugar. Porque no tenemos dónde colocarlos. El futuro se ha convertido en una piedra negra. Y cerramos los ojos para no ver”. riveroeeea@gmail.com


¡Comparte!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

También te podría gustar...